CARGANDO...

TS, Sala Primera, de lo Civil, de 10 de noviembre de 1973

Referencia: SP/SENT/733265

Ponente: GREGORIO DIEZ CANSECO DE LA PLAZA.

La impresión de la huella dactilar no es la firma a la que se refiere el artículo 695 del Código Civil y por tal no cabe más que entender la autógrafa, es decir, la escrita a mano de su mismo autor 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos