CARGANDO...

Encuesta Jurídica. Diciembre 2004

SP/DOCT/2276

Si el Presidente se niega a la firma del acta, ¿será válido que se remita a los propietarios con la sola firma del Secretario?

ÁLVAREZ SÁNCHEZ, JOSÉ IGNACIO. Magistrado Sección 4.ª Audiencia Provincial Asturias
El art. 19.3 de la Ley exige que el acta sea firmada por el Presidente y el Secretario. Puede suceder que el primero de ellos no quiera firmarla o se haya ausentado después de la reunión y no pueda estampar en ella su firma dentro del plazo de diez días establecido en ese precepto. Considero que sería válido que, en esos casos, la firmase el nuevo Presidente cuando éste haya sido nombrado en la Junta correspondiente. La cuestión es más compleja cuando no estamos ante un supuesto de imposibilidad accidental sino de negativa a la firma por entender que el acta no recoge fielmente el contenido de los acuerdos. En mi opinión, el Secretario la firmará y la remitirá a los copropietarios haciendo constar que el Presidente no ha querido estampar su firma por estar en desacuerdo con su redacción, y en la próxima Junta deberá ser leída y ratificada por los propietarios para que tenga plena validez. Esta ratificación la considero aconsejable en todo caso pues así quedaría claro el tenor de los acuerdos. En todo caso debe recordarse que el acta no es constitutiva (Sentencias de 23 de junio de 1983 y 10 de octubre de 1985).
BAENA RUIZ, EDUARDO. Presidente Audiencia Provincial Córdoba
Hemos de partir, para dar adecuada respuesta a la cuestión que se plantea, de un hecho que, a mi juicio, debe ser incontestable, cual es que los acuerdos válidamente adoptados por la Junta, y que representan la voluntad de la Comunidad, no pueden quedar pendientes para su eficacia o nulidad de las veleidades o caprichos del Presidente o Secretario por negarse a diligenciar el acta con su firma.
Consecuencia de lo anterior es que la Junta será válida y los acuerdos podrán llevarse a cabo haciendo constar el Secretario que el Presidente se niega a firmar y la causa de su negativa, subsanándose dicho defecto de falta de firma en la próxima Junta mediante la ratificación de la extendida con el citado defecto de cierre.
Ahora bien, si la negativa no fuese caprichosa sino que obedeciese a que Presidente y Secretario difieren del contenido del acta, entiendo, ante la laguna legal al respecto, que la única solución será convocar otra reunión y que la Junta decida la discrepancia, a fin de que el acta sea fiel reflejo de la voluntad comunitaria.

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave

Formación Recomendada

Productos Recomendados