CARGANDO...

TEAC, Vocalía 5.ª, 00/2524/2010, de 28 de febrero de 2012

SP/SENT/666623
RESUMEN


Asunto: IGIC. Exenciones en la adquisición de bienes de inversión. Artículo 25.2 y 3 Ley 19/1994.



Criterio:



En IGIC para beneficiarse de exenciones en la adquisición de bienes de inversión, no sólo son exigibles los requisitos formales que establece el artículo 25 de la Ley 19/1994 (Modificación del Régimen Económico Fiscal de Canarias), sino que además, deviene imprescindible la efectividad material del precepto, exigiendo la entrada en funcionamiento inmediata de los bienes de inversión" Corresponde al sujeto pasivo acreditar que concurren los requisitos necesarios para poder aplicar la exención prevista en el citado precepto.



Calificación: Doctrina



Referencias Normativas.

Ley 19/1994 Modificación del Régimen Económico Fiscal de Canarias. Arts. 25.2 y 25.3.

Gestión Documental
ANTECEDENTES DE HECHO
 
PRIMERO: En fecha 25 de julio de 2006 se emite acuerdo de liquidación por el Inspector Jefe de la Inspección de Tributos de las Palmas, de la Administración Tributaria ..., en relación con el Impuesto General Indirecto Canario por importe de 228.304,35 euros, más intereses de demora.
La entidad inspeccionada se constituyó el 21 de junio de 2000, siendo su objeto social "La compra, venta, administración, explotación, arrendamiento, construcción y urbanización de todo tipo de bienes inmuebles rústicos y urbanos y de establecimientos mercantiles relacionados con la hostelería, el esparcimiento y el turismo."
La causa por la que se regularizó su situación tributaria, fue que en diciembre de 2001 se formalizó en escritura pública una operación de compraventa, por la que Y, S.A. vendió a X, S.L. distintas fincas urbanas. Al entender la entidad adquirente que estaba exenta del Impuesto General Indirecto Canario en virtud del artículo 25 de la Ley 19/1994 de 6 de julio, reguladora del Impuesto, no se repercutió por la parte vendedora dicho gravamen por la citada operación.
La Inspección entiende que dicha operación no puede ampararse en la exención prevista en el artículo 25 de la Ley, ya que la entidad no acredita que el bien adquirido fuera afectado a actividad empresarial alguna como instrumento de trabajo o como medio de explotación, teniendo en consideración distintos motivos: