CARGANDO...
SP/DOCT/118828

Artículo Monográfico. Noviembre 2021

Financiación: Préstamos, crowdfunding, ICO

Equipo de A definitivas Portal Jurídico
Gestión Documental
Todos sabemos que en un primer momento cualquier nueva empresa trata de establecerse al menor coste posible, siendo su única financiación disponible los ahorros de sus socios y las llamadas "tres efes" (family, friends, fools); si bien, siempre llega un momento en el que nos planteamos otras fuentes de financiación más formales de las cuales deberemos valorar tanto su coste económico como sus implicaciones jurídicas.
Dicho esto, podemos distinguir las formas de financiación de varias maneras, de las cuales nosotros nos centraremos en las siguientes:
1. Propia/ajena.
2. Corto plazo/largo plazo.
3. Tradicional/alternativa.
I. Financiación propia
La financiación propia o de no devolución es aquella parte de nuestros recursos que, por la forma en la que han pasado a formar parte de nuestra empresa, no estamos obligados a devolver, aunque sí que pueden conllevar otro tipo de obligaciones.
Dentro de esta financiación debemos hacer una nueva distinción, pues estos recursos financieros a los que hacemos referencia pueden provenir de distintas vías.
1. Capital social
El capital social representa el conjunto de aportaciones que los socios hicieron para constituir la sociedad, es decir, el "dinero que la empresa tiene en el bolsillo", si hemos constituido una sociedad, o el "dinero que nosotros tengamos en los bolsillos". Del mismo modo, consideraremos capital social a las nuevas aportaciones que se hagan por los primeros socios o por los nuevos, si los hubiera.
De esta forma observamos que es la primera fuente de financiación de la que dispone una startup y que, posteriormente, podrá seguir siendo útil mediante nuevas aportaciones de los mismos socios o de alguno nuevo.
Si este capital inicial proviene de nuestros ahorros o préstamos personales de amigos y familiares, no existirá obligación de devolverlo por parte de la empresa, pero a nivel personal deberemos afrontar las condiciones que hayamos pactado.
En este punto debe resaltarse que los préstamos personales con familiares y amigos se benefician de exenciones fiscales siempre y cuando estos no supongan una donación encubierta, es decir, que se devuelvan. Para ello debe realizarse un contrato de préstamo y presentar ante la Agencia Tributaria el modelo 600 debidamente cumplimentado.
Por otro lado, y como hemos adelantado, el capital social puede "ampliarse" tantas veces como queramos, siendo una vía de constante financiación siempre y cuando haya algui
Productos Recomendados