CARGANDO...

Propiedad Horizontal

SP/DOCT/116547

Artículo Monográfico. Enero 2021

Humedades en las edificaciones: Consideraciones en torno a la condena y su ejecución eficaz

Daniel Madurga Soriano. Abogado
Gestión Documental
I. La petición (petitum) y la causa de pedir (causa petendi)
La petición –que ha de consignarse explícitamente, con claridad, concreción y precisión, en toda demanda conforme a lo prevenido por el art. 399 de la Ley de Enjuiciamiento Civil– es la solicitud que se dirige al Tribunal reclamando su decisión o actuación jurisdiccional referida a uno de los tipos de tutela jurisdiccional contemplados en el art. 5 de la propia Ley de Enjuiciamiento Civil: la condena a determinada prestación (de dar o entregar, de hacer o de no hacer), la declaración de la existencia de derechos y de situaciones jurídicas, la constitución, modificación o extinción de estas últimas, la ejecución, la adopción de medidas cautelares y cualquier otra clase de tutela que esté expresamente prevista por la Ley.
La causa de pedir –que ha de desprenderse de la fundamentación fáctica y jurídica que necesariamente ha de contener la demanda conforme a lo prevenido en el anteriormente citado art. 399 de la Ley de Enjuiciamiento Civil– es la razón o fundamentación que especifica, determina, particulariza y concreta la petición, configurándose, no por normas ni por calificaciones jurídicas –pues ni unas ni otras pueden cumplir con la finalidad de individualizar un proceso con respecto a otros posibles–, sino por el conjunto de hechos, con trascendencia jurídica, que individualizan la petición dirigida al órgano jurisdiccional. Esto es, por los hechos y actos alegados y por las relaciones jurídicas –vínculo entre dos o más personas, o entre una persona y una cosa, a la que e
También puedes adquirir este documento o suscribirte para acceder a todos los contenidos