CARGANDO...
SP/DOCT/76029

Artículo Monográfico. Mayo 2018

Casos ante el TEDH contra la denegación del retorno de niños sustraídos internacionalmente: lectura intra-europea

Joaquín Bayo Delgado. Abogado. Exmagistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona
Gestión Documental
Resumen
El TEDH desnaturaliza en cierto grado el Convenio de La Haya sobre sustracción internacional de menores al exigir un análisis exhaustivo para decidir sobre el retorno al país de previa residencia y al reprochar a los tribunales nacionales dilación en la decisión en la mayoría de los casos. Si ambos países son miembros de la UE, olvida que el país que decide el no retorno no decide en última instancia.
Palabras clave
Sustracción internacional de menores, Bruselas II bis, Unión Europea, terceros países.
Abstract
The ECHR somehow distorts The Hague Convention on Child international Abduction as it demands an exhaustive analysis before deciding the child return to the country of previous residence and, in most cases, blames national courts for undue delay in taking the decision. If both countries are UE Member Estates, ECHR forgets that the country denying the return does not have the last word on the case.
1. Introducción
El TEDH, entre otras varias de temática equivalente, dictó sentencia en el caso KJ v. Polonia, el 1 de marzo de 2016. Parte de los siguientes hechos, similares en la mayoría de supuestos en que se da una sustracción de menores, normalmente por uno de sus progenitores.
K. J., polaco, casado con la también polaca M.J. residen en Reino Unido desde 2005, donde nace su hija en enero de 2010. En julio de 2012 madre e hija, con el consentimiento del padre, van a Polonia de vacaciones y en septiembre la madre comunica que se queda allí con la niña. El padre interpone la petición de retorno del Convenio de La Haya de 1980 y ese retorno es denegado por los tribunales polacos en primera y segunda instancia.
El tratamiento que hace el TEDH es paralelo al caso G.N. v. Polonia (19 de julio de 2016), donde la residencia inicial era Canadá. Sin embargo, el tratamiento debería haber sido distinto en tanto el Reglamento 2201/2003 (Bruselas II bis) se aplica entre RU y Polonia