CARGANDO...
SP/DOCT/83331

Artículo Monográfico. Febrero 2019

Infracciones penales derivadas de crisis familiares: preguntas más relevantes

Jesús Urraza Abad. Doctor en Derecho Penal. Abogado Penalista Urraza, Mendieta&Asociados Uxue Pilar Leguina Abogada Penalista Urraza, Mendieta&Asociados
Gestión Documental
1. ¿Qué ocurre si se extrae una cantidad de dinero sustancial de las cuentas corrientes comunes del matrimonio? ¿Hay diferencia en caso de estar en separación de bienes o en gananciales? ¿Si se extrae antes de la firma de la Sentencia contenciosa, o antes del convenio regulador o Sentencia de mutuo acuerdo? ¿Y si se extrae antes pero se puede acreditar que estaban separados de facto? ¿Les afecta la excusa absolutoria prevista en el artículo 268 CP en estos casos?
Para responder a esta pregunta resulta imprescindible analizar dos cuestiones complementarias:
A) Si a efectos penales está o no vigente la affectio maritalis.
B) Si el comportamiento descrito resulta incardinable en alguna de las conductas penalmente relevantes tipificadas en el Código Penal.
Analicemos cada una de estas dos cuestiones por separado y, a la vista de las conclusiones alcanzadas en cada una de ellas podremos ofrecer una respuesta certera a la cuestión formulada.
A) La vigencia de la affectio maritales como factor excluyente de cualquier tipo de responsabilidad penal entre cónyuges: juego de la excusa absolutoria de parentesco, prevista en el artículo 268 del Código Penal
Constituye un principio jurídico históricamente implícito en nuestro ordenamiento jurídico penal la idea de que los conflictos patrimoniales surgidos dentro del entorno familiar deben mantenerse fuera del ámbito de lo penalmente relevante. O, lo que viene a ser lo mismo: que el Derecho Penal no constituye el instrumento idóneo para resolver conflictos económicos entre los miembros de la familia directa. Dicho principio tiene actualmente su proyección en el artículo 268 del Código Penal.
Señala el referido precepto que:
"1. Están exentos de responsabilidad criminal y sujetos únicamente a la civil los cónyuges que no estuvieren separados legalmente o de hecho o en proceso judicial de separación, divorcio o nulidad de su matrimonio y los ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, así como los afines en primer grado si viviesen juntos, por los delitos patrimoniales que se causaren entre sí, siempre que no concurra violencia o intimidación, o abuso de vulnerabilidad de la víctima, ya sea por razón de edad, o por tratarse de una persona con discapacidad.
2. Esta disposición no es aplicable a los extraños que participaren en el delito".
A la vista del contenido del precepto, resulta evidente que, con independencia del tipo de atentado patrimonial que se cometa contra el cónyuge constante, la affectio maritalis simplemente no es p