CARGANDO...
SP/SENT/1059611

TS, Sala Segunda, de lo Penal, 418/2020, de 21 de julio

Recurso 10703/2019. Ponente: MANUEL MARCHENA GOMEZ.
 Las declaraciones espontáneas del acusado son introducidas en el juicio oral como testimonios de referencia y tienen virtualidad probatoria
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
 Los indicios contradicen la versión calumniosa del acusado: fue visto en el lugar de los hechos con conductas tendentes a la agresión sexual, la víctima tenía restos biológicos suyos y dijo que no quería hacer eso aludiendo al arma que portaba
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
 La alevosía sorpresiva aplicable a la agresión sexual no es extensible al homicidio que ocurrió con posterioridad
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
 Al suprimir la alevosía se aprecia agravante por abuso de superioridad al ser ambas homogéneas
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
 Los indicios de que el acusado intentó agredir sexualmente a la víctima son muy consistentes, sin que cobre fuerza la tesis del acusado de que el deseo le apareció con posterioridad a la muerte, que es descartable por insólito
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
 Son aplicables los arts. 139.1.4 y el 140.1.2 CP, ya que el acusado cosificó a la víctima, para él solo fue un instrumento de satisfacción sexual y como no consiguió su propósito acabó con su vida
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- El Juzgado de Instrucción nº 1 de DIRECCION001, instruyó Procedimiento Jurado nº 18/2018, y una vez concluso, fue elevado al Tribunal Jurado de la Audiencia Provincial de Sevilla, en el Procedimiento número 9708/2018, que con fecha 22 de abril de 2019 dictó sentencia que contiene los siguientes hechos probados: «La mañana del 12 de marzo de 2017 en ( DIRECCION002) Sevilla, en torno a las 8 de la mañana, el acusado Sabino, abordó a Candida por sorpresa con la intención de mantener relaciones sexuales contra la voluntad de ella, empleando la fuerza y un arma blanca para doblegar la voluntad de la víctima.
El acusado no logró finalmente su propósito, aunque sí llegó a despojar, u obligó a la víctima a despojarse, del sujetador y la camiseta que vestía y consiguió bajarle hasta las rodillas las mallas y bragas.
Sabino decidió matar a Candida tras constatar que no podía lograr su propósito de mantener relaciones sexuales con ella, dada la fuerte oposición de la víctima, y para evitar que ella le denunciara por haber intentado agredirla sexualmente, logrando así que no se descubriera la comisión de tales hechos.
El acusado mató a Candida sin que ella pudiera realmente defenderse, al atacarla por sorpresa con un arma blanca, hallándose la víctima desarmada y desprevenida. Sabino mató a Candida, tras golpearla repetidamente, en cara y cabeza y realizarle varios pinchazos con el arma blanca que portaba en el
Formación Recomendada
Productos Recomendados