CARGANDO...

 

SP/AUTRJ/107196

AP Cádiz, Sec. 4.ª, 9/2004, de 2 de abril

Recurso 47/2004. Ponente: ANTONIO MARIN FERNANDEZ.
 Conjugación de los arts. 732.2 y 734 LEC: interpretación flexible en aras de admitir la aportación de pruebas en el acto de la vista
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
UNICO.- Formulado recurso de apelación ante el Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de los de San Fernando por la representación procesal de la referida entidad apelante contra el auto dictado el día 19/enero/2004 por el meritado Juzgado en el procedimiento civil nº 591/2003 que resolvía la solicitud de adopción de medidas cautelares, se tramitó el mismo ante el Juzgado de procedencia según los trámites establecidos en la Ley. Tras ello, se recibieron las actuaciones en la Audiencia Provincial, formándose el oportuno Rollo para conocer del recurso y se entregaron las actuaciones al Ponente. Reunida la Sala al efecto se deliberó y votó la siguiente resolución.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Defectos formales relativos a la prueba y a la caución. Seguiremos el orden de los motivos de oposición alegados por la parte recurrente para su análisis. Y hemos de comenzar, por tanto, con el estudio con los obstáculos procesales que dicha parte observa en el procedimiento de adopción de la medida cautelar litigiosa. De entrada llama la atención que los argumentos aparecen ahora, es decir, como hecho nuevo en esta alzada, sin que conste que fueran convenientemente alegados al tiempo de producirse las eventualidades irregularidades procesales; nada al respecto consta que el letrado de la recurrente manifestara en la vista para la audiencia de las partes. Y si bien no es tal denuncia un requisito para apreciar las supuestas irregularidades y decretar la eventual nulidad de lo actuado, sí indica la escasa entidad cualitativa de aquellos defectos y, en especial, sugiere que ninguna indefensión ha causado a la entidad apelante, cuando su representación letrada, sin protesta alguna, asistió a la citada vista y expuso sin merma de garantías alguna los argumentos defensivos que tuvo a bien. En otras palabras, difícilmente las irregularidades observadas en la tramitación de la Pieza darán lugar a la nulidad, implícitamente instada, dado que no han provocado la indefensión de la recurrente tal y como exigen los arts. 225.3º de la Ley de Enjuiciamiento Civil y 238 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.
Veamos, no obstante, con algún detalle las mismas, para fundamentar en c
Formación Recomendada
Productos Recomendados