CARGANDO...

 

SP/AUTRJ/70915

AP Toledo, Sec. 2.ª, 137/2005, de 11 de mayo

Recurso 280/2004. Ponente: ALFONSO CARRION MATAMOROS.
 El carácter privilegiado de los documentos del artículo 812.2 determina la admisión del monitorio, sin necesidad de evaluar su suficiencia
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO: En el Juzgado de 1ª Instancia Núm. 4 de Talavera de la Reina, se sigue procedimiento Monitorio, en el que con fecha 20 de mayo de 2004, se dictó auto en el que no se admite a trámite la petición inicial de proceso Monitorio.
SEGUNDO: Formulado por escrito el recurso y admitido a trámite, se remitieron los autos a esta Audiencia, donde se formó el oportuno rollo, nombrándose Magistrado-Ponente y quedando vistos para deliberación y resolución.-
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO: Deducida por la SOCIEDAD GENERAL DE AUTORES Y EDITORES una petición de procedimiento Monitorio al amparo del art. 812 de la L.E.C., el Juzgado de Primera Instancia núm. 4 de Talavera de la Reina, por Auto de fecha 20 de mayo de 2004, dictado en el procedimiento monitorio núm. 223/04, ha rechazado la admisión a trámite, por entender que los documentos acompañados con el escrito inicial no acreditan la certeza y exigibilidad de la deuda, así como la liquidación de la misma, al realizarse de forma unilateral sin prueba de intervención o conformidad con el supuesto deudor.
Discrepa la parte promotora y se alza en apelación contra el referido Auto alegando como motivos los que constan en el escrito formalizando el recurso de apelación que se observa están referidos a los artículos 812 y 815 de la L.E.C., toda vez que dichos preceptos permiten promover el procedimiento monitorio con fundamento en facturas o cualquier otros documentos, como son los aportados por la parte recurrente con el escrito de petición de procedimiento monitorio, y que la certificación aportada (doc.nº2 de la demanda) es un documento suficiente para acreditar la existencia de la deuda, de cantidad dineraria determinada, vencida y exigible.
SEGUNDO: Delimitado el objeto del recurso, la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 instaura en nuestro ordenamiento procesal un juicio del que no existían precedentes, como es el llamado Monitorio, con regulación en los artícul