CARGANDO...

 

SP/AUTRJ/85443

AP Madrid, Sec. 1.ª, 18/2006, de 14 de enero

Recurso 665/2005. Ponente: MARIA CRUZ ALVARO LOPEZ.
 Los delitos de violencia doméstica son perseguibles de oficio, privando de eficacia a la renuncia de la denunciante
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- La Ilma. Sra Magistrada-Juez del Juzgado de Instrucción nº 3 de los de Madrid dictó el 30 de septiembre de 2005 auto por el que desestimaba el recurso de reforma presentado por la representación procesal de Blanca contra el auto de 14 de julio de 2005 que acordaba la continuación de las diligencias por los trámites del procedimiento abreviado frente a la misma por un presunto delito de lesiones en el ámbito de las relaciones familiares.
SEGUNDO.- Interpuesto recurso de apelación por la representación procesal de la imputada se evacuó el trámite de alegaciones conferido de acuerdo con el vigente art. 766.3º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, solicitando el Ministerio Fiscal la confirmación del auto impugnado, y recibidos los autos en este Tribunal, se pasó la causa al Magistrado Ponente, y tras el oportuno trámite de deliberación, votación y fallo del recurso llevado a cabo el día 12 de enero de 2005 quedó el recurso visto para resolución. Ha sido Ponente la Magistrada Dª Mª Cruz Alvaro López que expresa el parecer de la Sala.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- A través del primero de los motivos que sustentan el recurso de apelación presentado por la representación procesal de la imputada Blanca contra la decisión adoptada por la Instructora al continuar las diligencias iniciadas por los trámites del procedimiento abreviado, se invoca la injustificada provisional calificación de los hechos al amparo del delito de lesiones en el ámbito familiar que contempla el artículo 153 del Código Penal, por cuanto el contenido de la denuncia presentada por la hermana de la ahora recurrente pone de manifiesto, que ni concurre la relación conyugal o de análoga efectividad entre la denunciante y la denunciada, ni el requisito de habitualidad que exige el precepto, ni es constitutiva de delito la lesión supuestamente causada a tenor del informe médico forense que obra en las actuaciones.
SEGUNDO.- A la vista de las alegaciones que sustentan este primer motivo de recurso, todo apunta a que la defensa de la recurrente se apoya en un texto del artículo 153 del Código Penal que ya no estaba en vigor cuando sucedieron los hechos denunciados, es decir el día 2 de marzo de 2004.
Si bien es cierto que los requisitos que se invocan venían descritos en el texto incorporado al precepto aplicable hasta el 30 de septiembre de 2003, el día 1 de octubre siguiente entró en vigor la Ley Orgánica 11/2003 de "medidas concretas en materia de seguridad ciudadana, violencia doméstica e integración social de los extranjeros" que