CARGANDO...

 

SP/SENT/113387

AP Girona, Sec. 3.ª, 157/2007, de 14 de febrero

Recurso 400/2005. Ponente: MARIA DEL CARMEN CAPDEVILA SALVAT.
 No resulta aplicable la reducción de la cuota por ingresos limitados, al ser preciso acreditarse plena indigencia
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO: En la indicada sentencia se dictó el Fallo que copiado literalmente es como sigue: "QUE DEBO CONDENAR Y CONDENO a Miguel como autor de una falta de amenazas a la pena de VEINTE DIAS MULTA A RAZÓN DE SEIS EUROS AL DÍA, ABSOLVIÉNDOLO respecto de la falta de injurias que le venía siendo imputada. Impónganse al condenado las costas procesales.
Adviértase a Miguel la multa deberá ser abonada de una sola vez y cuyo impago quedará sujeto a una sola vez y cuyo impago quedará sujeto a una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias insatisfechas, o podrá acordarse su cumplimiento mediante localización permanente, y previa audiencia al reo, podrá acordarse de que cumpla mediante trabajos en beneficio de la comunidad."
SEGUNDO: El recurso se interpuso por D. Miguel y contra la sentencia de fecha 1/12/04 con el fundamento que se expresa en el escrito en que se deduce el mismo.
TERCERO: Se han cumplido los trámites establecidos en el art. 795 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal .
CUARTO: Se aceptan los Hechos Probados de la Sentencia impugnada.
QUINTO: En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO: La defensa letrada de Miguel , condenado en sentencia de fecha 1-12-2004 dictada por el Juzgado de Instrucción nº 1 de Santa Coloma de Farners, en el Juicio de Faltas nº. 572/04 , como autor responsable de una falta de amenazas a la pena de VEINTE DIAS DE MULTA a razón de SEIS EUROS al día, recurre en apelación, basando su argumentación en error en cuanto a la apreciación de la prueba.
SEGUNDO: Como tiene reiterado este Tribunal, aunque el recurso de apelación tiene carácter ordinario y puede realizarse en él una nueva valoración de la prueba practicada en primera instancia, como consecuencia de la trascendental importancia que en la valoración de las pruebas personales tiene la percepción directa por el Juez de las declaraciones y de la existencia en nuestro Derecho Penal de reglas que determinen el valor que haya de darse a cada prueba la revisión, tratándose de este tipo de pruebas personales, queda limitada a examinar, en cuanto a su origen, su válidez y regularidad procesal, y, a verificar, en cuanto a su valoración, si las conclusiones que el Juez ha obtenido resultan congruentes con sus resultados y se ajustan a los criterios generales de razonamiento lógico según reglas de experiencia comúnmente admitidas. Así, en esta instancia, sin haber presenciado personalmente la prueba, sólo cabrá apartarse de la valoración que de ella tuvo el Juez ante quien se practicó, si se declara como probado en base a ella algo distinto de lo que dijo el declarante y que no resu