CARGANDO...

 

SP/SENT/40005

AP Cádiz, Sec. 2.ª, de 23 de julio de 2002

Recurso 134/2002. Ponente: ANTONIO MARIN FERNANDEZ.
 No aplicación a los arrendamientos de industria de la ley especial arrendaticia
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Formulado recurso de apelación ante el Juzgado de 1ª Instancia n° 1 de los de Sanlúcar de Barrameda por la representación procesal antes citada contra la sentencia dictada el día 3/abril/2002 por el meritado Juzgado en el Juicio de Cognición n° 290/97, la parte apelante formalizó su recurso en la forma ordenada en la Ley de Enjuiciamiento Civil y la apelada, por su parte, se opuso instando la confirmación de la resolución recurrida, remitiéndose seguidamente los autos a esta Audiencia para la resolución de la apelación.
SEGUNDO.- Una vez recibidas las actuaciones en la Audiencia Provincial, se turnaron a esta Sección, acordándose la formación del oportuno Rollo para conocer del recurso y la designación de Ponente. Reunida la Sala al efecto quedó votada la sentencia acordándose el Fallo que se expresará.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Legislación aplicable al arrendamiento de industria litigioso. El recurso versa fundamentalmente sobre la indebida aplicación de algunos preceptos de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964. Pero lo hace sin plantearse previamente la aplicabilidad de dicha norma al arrendamiento litigioso. Quizás venga ello dado por una afirmación, sin duda arriesgada, contenida en la sentencia recurrida; efectivamente, la Sra. Juez de 1ª Instancia mantiene en el Fundamento Jurídico 2°, al analizar la excepción de inadecuación de procedimiento, que, en relación a los arrendamientos de industria, como el de autos, "la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos los incluye dentro de su ámbito de aplicación al no estar excluidos expresamente por el artículo 5". A partir de ahí, la parte recurrente se desliza, aun con más riesgo, a intentar la aplicación sin más de la anterior Ley de Arrendamientos Urbanos. Se impone, entonces, centrar adecuadamente las cosas.
Partimos como hecho indudable, y aceptado por las partes, que el arrendamiento objeto de la litis es un arrendamiento de industria: así lo titulan las partes -"contrato de arrendamiento de negocio-, se sigue de la identificación del inmueble arrendado como "local adaptado a Bar-Cafetería-Mesón", se desprende del conjunto de su articulado e incluso es previsto expresamente por las partes (en la Estipulación 1ª se dice que "las partes reconocen expresamente que este contrato al tratarse de un arrendamiento de negocio queda sometido a las