CARGANDO...

 

SP/SENT/437327

AP Valencia, Sec. 9.ª, 266/2008, de 23 de septiembre

Recurso 322/2008. Ponente: ROSA MARIA ANDRES CUENCA.
 Es imposible alegar nuevos motivos de oposición no enunciados en el escrito de oposición al procedimiento monitorio en el recurso de apelación
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- La Sentencia apelada pronunciada por el Ilmo. Sr. Magistrado de Primera Instancia de JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO 15 DE VALENCIA en fecha 17-4-2008 , contiene el siguiente FALLO: "Que estimando íntegramente la demanda presentada a instancia por la Procuradora doña María Consuelo Gomís Segarra, en nombre y representación del Banco Santander Central Hispano., frente a doña Asunción , representada por la Procuradora doña Ana Isabel Serna Nieva, debo condenar y condeno a doña Asunción a que indemnice a la actora en la cantidad de 2.311,21 Euros, con los intereses legales y las costas causadas"..
SEGUNDO.- Que contra la misma se interpuso en tiempo y forma recurso de apelación por Asunción , dándose el trámite previsto en la Ley y remitiéndose los autos a esta Audiencia Provincial, tramitándose la alzada con el resultado que consta en las actuaciones.
TERCERO.- Que se han observado las formalidades y prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Por el Banco Santander Central Hispano S.A. se presentó demanda de procedimiento monitorio contra Dª Asunción , en reclamación de 2.311''21 Euros, y tras practicar el requerimiento de pago mucho tiempo después, tras sucesivos intentos negativos de llevarlo a cabo, la demandada opuso la inexistencia de deuda alguna, lo que determinó que se convocara a las partes a la celebración de juicio verbal, en que la demandada alegó que si bien la firma obrante en el documento aportado por la actora, como titular de la cuenta es propia, el documento se impugna ya que consta alterado, pues la numeración inicial de la cuenta está a máquina y se ha añadido, a mano, otra numeración correspondiente a una cuenta que se desconoce; y sólo podría reclamársele, eventualmente, el saldo derivado de la primera cuenta, pero la deuda se canceló en su momento, no se debe nada de aquella, se saldó con anterioridad y aporta documento -número dos- donde consta la cancelación y saldo final a favor.
La sentencia de primera instancia estimó la demanda, considerando que la parte actora había acreditado los hechos constitutivos de la reclamación que articulaba, siendo la documental la usual en estos casos, y tras ser interrogada la demandada en el acto del juicio, en cuyo acto indicó que en ningún caso hizo uso de tarjeta de crédito vinculada a la cuenta de que se trata, que canceló la misma, y abrió otra, con otra entidad bancaria y que tenía tarjeta de crédito de esa otra entidad, no compareciendo