CARGANDO...

 

SP/SENT/51944

AP Málaga, Sec. 6.ª, 830/2002, de 16 de noviembre

Recurso 795/2002. Ponente: ANTONIO ALCALA NAVARRO.
 Es práctica viciosa hacer una total equiparación entre medidas provisionales y definitivas por su diversa finalidad
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- El Juzgado de Primera Instancia de Coín dictó sentencia de fecha 14 de Noviembre de 2001 en el juicio de Separación Matrimonial nº 298 de 2000 del que este rollo dimana, cuya parte dispositiva dice así: "FALLO.- Que estimando la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Zea Tamayo, debo decretar y decreto la separación legal del matrimonio formado por Doña Candelaria y D. Antonio, estableciendo las medidas reguladores de la nueva situación familiar, conforme con el fundamento de derecho segundo de esta resolución. Sin hacer imposición de las costas procesales.
SEGUNDO.- Contra la expresada sentencia interpuso, en tiempo y forma, recurso de apelación el demandante el cual fue admitido a trámite y, su fundamentación impugnada de contrario, remitiéndose los autos a esta Audiencia, donde al no haberse propuesto prueba ni estimarse necesaria la celebración de vista, previa deliberación de la Sala, que tuvo lugar el 15 de noviembre de 2002, quedaron las actuaciones conclusas para sentencia.
TERCERO.- En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones legales, siendo Ponente el Ilmo. Sr. D Antonio Alcalá Navarro.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO: Es el motivo del recurso de apelación la disconformidad del marido con las medidas que se han adoptado en la sentencia apelada y que no obran en las actuaciones, y que, al parecer, elevan a definitivas unas medidas provisionales aberrantes y absurdas, en nada conformes con lo que fija la Ley e imposibles en muchos casos de ser cumplidas por no depender de la voluntad del que viene obligado a hacerlo.
Es irracional y absurdo que si la sentencia se pronuncia sobre unas actuaciones éstas no se encuentren incorporadas a los autos porque lo que no está en los autos no está en el mundo y la Sala no puede hacer oficio de adivinación para saber qué dice el auto de 26 de Enero de 2001, a que se refiere el fundamento de derecho segundo de la sentencia apelada, y las consideraciones que el Juez tuvo en cuenta para el dictado de las medidas provisionales, a las que se remite y da por buenas sin más. Es práctica viciosa hacer una total equiparación de las medidas provisionales y las definitivas, cuando unas y otras tienen una muy diversa finalidad, las primeras regular un periodo transitorio con una comunidad de bienes indivisa, y sin que se sepa si se va o no a disolver hasta que se declare la procedencia o no de la acción de nulidad, separación o divorcio, con un marcado carácter cautelar en cuanto debe precaver que el patrimonio de la sociedad conyugal se preserve íntegro, con medidas de administración para que pueda seguir generando ingresos qu