CARGANDO...

 

SP/SENT/58259

AP Valencia, Sec. 10.ª, 657/2003, de 11 de diciembre

Recurso 818/2003. Ponente: JOSE ENRIQUE DE MOTTA GARCIA ESPAÑA.
 El abandono del hogar el mismo día de la boda delata que la demandada se casaba para regularizar su situación en España
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- En dichos autos por el Iltmo. Sr. Juez de Primera Instancia Ocho de Valencia, en fecha 17-7-03, se dictó sentencia cuya parte dispositiva es como sigue: "FALLO: Que desestimando la demanda planteada por D. Jose Enrique
, representado por la Procurador Dª Paula Carmen Calabuig Villalba, contra Dª Penélope, representada por la Procurador Dª Eva Mª Molla Sauri, representado por el Procurador, debo absolver y absuelvo a la parte demandada de los pedimientos contra ella formulados.
Todo ello sin hacer una especial condena en las costas de este procedimiento.
SEGUNDO.- Contra dicha Sentencia por la representación procesal de la parte demandante , se interpuso recurso de apelación , y verificados los oportunos traslados a las demás partes para su oposición al recurso o impugnación a la sentencia se remitieron los autos a esta Secretaria donde se formó el oportuno rollo , señalándose el día de hoy para la deliberación , votación y fallo del recurso, sin celebración de vista .
TERCERO.- Que se han observado las formalidades y prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Planteada a sí nuevamente la cuestión litigiosa en esta alzada, es de señalar, ante todo, que efectivamente la reserva mental como causa de nulidad del matrimonio tiene cabida dentro de nuestro ordenamiento jurídico, y así resulta del primer párrafo del artículo 45 del CC y su concordante artículo 73,1º del mismo Código sustantivo, introducidos en éste, con la redacción actual, por la reforma llevada a cabo por la Ley de 7 de julio de 1981, en la que se optó por sustituir la simulación como causa independiente de nulidad matrimonial por la fórmula mas amplia de ausencia de consentimiento matrimonial, con la intención de insertar precisamente la reserva mental en la causa amplia y abierta que se prevé en el vigente artículo 73,1º del Código Civil "Es nulo: El matrimonio celebrado sin consentimiento matrimonial", tal como expresamente resulta y se colige del informe de la Ponencia del Proyecto de dicha Ley (vid. Boletín Oficial de las Cortes Generales- Congreso de los Diputados, Serie a, nº 123-I, de 6 de diciembre de 1980, pág. 868/8).
SEGUNDO.- Sentado lo precedente, es de significar que existe reserva mental en el matrimonio cuando se comprueba en cualquiera de los contrayentes una discordancia, mantenida conscientemente, entre el querer interno y el querer manifestado en la celebración, con la finalidad de obtener determinados propósitos ocultos, a través de la prestación de ese consentimiento aparente, esto es, dicho en otros términos, por reserva mental dentro