CARGANDO...

 

SP/SENT/63923

AP Baleares, Sec. 3.ª, 531/2004, de 30 de noviembre

Recurso 553/2004. Ponente: CARLOS GOMEZ MARTINEZ.
 Nulidad parcial de la clausula que establece una renta por encima del máximo legal permitido
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Ilmo. Sr. Magistrado Juez del Juzgado de 1ª Instancia nº 4 de Palma, se dictó sentencia en fecha 8 de julio de 2004, cuyo Fallo es del tenor literal siguiente: "Que desestimando la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Gayá en nombre y representación de D. Carlos Alberto contra D. Cesar , debo absolver y absuelvo a éste de las pretensiones de aquél, imponiendo las costas al demandante".
SEGUNDO.- Contra la expresada sentencia, y por la representación de la parte actora, se interpuso recurso de apelación, que fue admitido a trámite y seguido el recurso por sus trámites por esta Sala se acordó el señalamiento para la votación y fallo el día 29 de noviembre de 2004.
TERCERO.- En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
Se aceptan los de la resolución que puso término al primer grado jurisdiccional en cuanto no se opongan a los que siguen.
PRIMERO.- En el presente proceso el actor, antiguo arrendatario de una vivienda de protección oficial, ejercita acción tendente a que se declare parcialmente nula la cláusula del contrato en la que se fijaba una renta que excedía 290,29 € mensuales de la establecida en la legislación especial para ese tipo de viviendas, y a que el arrendador le restituya el sobreprecio satisfecho durante los veintiséis meses que duró el contrato, lo que suma 7.547''54 euros.
A esta pretensión se opuso el arrendador aduciendo que el hoy actor tenía perfecto conocimiento de la calificación de la vivienda como de protección oficial, aceptando la renta estipulada en virtud del principio de autonomía de la voluntad, por lo que ahora no puede invocar su nulidad. Por otro lado, añade el demandado, en la demanda no se tiene en cuenta que se alquiló el mobiliario y una plaza de aparcamiento y, además, que el propietario satisfizo todos los gastos de comunidad.
La sentencia dictada en primera instancia, desestimatoria de la demanda, es apelada por la parte actora cuya dirección letrada, en el escrito de interposición del recurso aduce, en síntesis, que la sentencia salva la validez de la cláusula en la que se establecía una renta superior a la autorizada con base en una jurisprudencia sobre venta y arrendamiento de