CARGANDO...

 

SP/SENT/94860

AP Lugo, Sec. 1.ª, 139/2006, de 15 de mayo

Recurso 132/2006. Ponente: JOSE RAFAEL PEDROSA LOPEZ.
 Corresponde al demandado acreditar que se ejercitó el derecho de revocación al curso, dentro de los siete días de la recepción
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Con fecha 27 de diciembre de 2005, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n° 1 de Lugo, dictó sentencia en los referidos autos, cuya parte dispositiva dice: "FALLO: ".Estimando íntegramente la demanda interpuesta por el procurador don José Ángel Pardo Paz, debo condenar y condeno a doña Carla a que abone a la entidad "Centro de Estudios Ceac S.L." la suma de dos mil cuatrocientos noventa euros (2.490 €),más los intereses legales y al pago de las costas del juicio.
SEGUNDO.- Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por la parte demandada, teniéndose por preparado el mismo y cumplidos los trámites del art. 458 y siguientes de la L.E.C. 1/2000 se elevaron los autos a la Audiencia Provincial para la resolución procedente, correspondiendo por turno de reparto a esta Sección Primera.
TERCERO.- En la tramitación del presente recurso se han observado los trámites legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
Se acepta la fundamentación jurídica de la sentencia apelada, y
PRIMERO.- La prueba practicada acredita más allá de toda duda que, en primer lugar, se llevó a cabo el contrato en que la remisión del curso era la prestación fundamental y que dicha remisión se efectuó, en segundo lugar, que en el contrato figura en forma suficientemente destacada y en recuadro anterior a las firmas de los contratantes y de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de 21/11/91 la posibilidad del ejercicio del derecho de revocación dentro de los siete días siguientes a la recepción señalando que a tal fin recibe el preceptivo documento de revocación, aceptado en las condiciones estipuladas, la demandada lo niega pero no aporta prueba alguna al respecto, constando que obra en su poder el citado curso y la referencia a una llamada telefónica carece de base probatoria alguna, habiendo tenido la posibilidad de hacer constar tal voluntad a través de las múltiples formas existentes en derecho ya que ni había necesidad de alegar causa alguna como establece el artículo 5 de la antedicha Ley que regula los contratos celebrados fuera de los establecimientos mercantiles ni existía una forma única para manifestar la voluntad revocatoria, ahora bien, si se precisa que en esta vía judicial acredite que se emitió tal voluntad y de lo probado resulta la ausencia de tal acreditación, no siendo prueba fehaciente ni que el curso no se hubiera desembalado ya que son diversas las causas que pudieron