CARGANDO...

Artículo Monográfico. Marzo 2013

SP/DOCT/17179

Derechos y deberes del mediador

José Arsuaga Cortázar. Magistrado-Juez del Juzgado de 1.ª Instancia n.º 1 de Santander. Juez Decano de Santander

Introducción
La necesidad de definir los derechos y obligaciones –con su eventual responsabilidad penal, civil y administrativa– del mediador es fundamento esencial de su estatuto jurídico. Su definición en las normas positivas varía en extensión y calidad jurídica.
I. Derechos del mediador. Remuneración
Prescinde la Directiva de 21 de mayo de 2008 de definir un estatuto del mediador que determine los derechos y obligaciones que le son propias. Quizá como excepción, a la confidencialidad de la mediación le dedica uno de sus artículos, el 7 –ya comentado–, que permite deducir lo que para el mediador es tanto un derecho –en cuanto que no puede ser obligado a declarar sobre la información conocida en un proceso de mediación, salvo las excepciones legales previstas– como un deber –pues queda obligado a guardar secreto sobre lo que haya conocido durante el proceso–.
El Anteproyecto y el Proyecto de Ley también eran parcos. El propio Informe del CGPJ (pág. 46) al Anteproyecto expresaba lacónicamente que distaba mucho de contener un catálogo de derechos y obligaciones. El art. 16 del Anteproyecto –titulado "Derechos y obligaciones del mediador"– y el 14.3 del Proyecto concretaban solamente un derecho cierto: la oportunidad de que pudiera renunciar a la mediación, con la obligación de entregar un acta a las partes en la que conste aquella. Ocurría, sin embargo, que no se enunciaban siquiera las razones, en otras partes del articulado, que pudieran permitir la renuncia. Ello es precisamente lo que llevó al CGPJ en su Informe a la crítica: o se revisaba en tal sentido la dicción del precepto o se explicitaban las causas por las que el mediador pudiera renunciar al ejercicio de su función en una concreta mediación. Y a ella se añade otra recomendación: la oportunidad de que se incluya
un precepto que compendie de forma exhaustiva los derechos y obligaciones del mediador, evitando, en la medida de lo posible, su dispersión por el articulado.La legislación autonómica es dispar en la determinación de un elenco de derechos propios de la condición de mediador. No tiene la Ley catalana 15/2009 un precepto dedicado a tal fin, sin perjuicio de normas dispersas de las que se infiere la atribución de der

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados