CARGANDO...

Artículo Monográfico. Julio 2008

SP/DOCT/3744

Marco legal de la mediación familiar. Estudio comparativo de las leyes autonómicas

Ángel Luis Campo Izquierdo Magistrado Juzgado 1.ª Instancia n.º 8, de Familia, Gijón

I. Introducción
Vivimos en una sociedad cuyos miembros, cada vez, son más incapaces de resolver sus problemas y conflictos, sin acudir a un tercero, sin judicializar nuestras vidas. En concreto, si miramos a nuestro alrededor, seguro que encontramos a un amigo, vecino o conocido que tiene algún asunto en trámite en el juzgado. Las relaciones de vecinos, los problemas laborales, los conflictos familiares, los de pareja, escolares, etc., tarde o temprano acaban siendo judicializados. Y no debemos olvidar que en estos conflictos, las partes intervinientes tiene que seguir relacionándose y conviviendo, incluso después de obtener una resolución judicial, que en muchas ocasiones, no sólo no resuelve realmente el conflicto, sino que lo agrava.
Ante esta realidad, los propios implicados y sobre todo los "expertos en derecho", vemos que esa no es la solución, o al menos no es la mejor solución posible. Es necesario, por tanto, buscar soluciones o vías alternativas al proceso judicial.
Una de esas posibilidades, es la mediación, como mecanismo que inicialmente no pretende buscar soluciones al conflicto o enfrentamiento, sino más bien abrir puentes o enlaces de comunicación entre los implicados, a partir de los cuales será posible lograr una solución total o parcial al problema.
II. Antecedentes
En concreto y dentro del ámbito familiar, vemos que la mediación aparece en los años 70 en América; dando, posteriormente, el paso a Europa y viendo sus inicios en España en los años 90. En concreto, el primer paso se encuentra en el "Programa de mediación en ruptura de pareja", elaborado por D.ª Trinidad Bernal, y en virtud del cual se ha ido realizando mediación en distintos puntos de nuestra geografía: Murcia, Albacete, Toledo, Torrejón de Ardoz, etc.
Posteriormente nos encontramos con:
A) La recomendación de 21 de enero de 1998 del Consejo de Europa, la cual de forma esquemática establece:
La necesidad de buscar soluciones amistosas y reducir los conflictos en interés de los miembros de la familia.
Aplicar la mediación a los conflictos que surjan entre los miembros de una familia, personas unidas por lazos de sangre o los miembros del matrimonio o pareja.
Prevé la mediación sujeta a los principios de: voluntariedad, imparcialidad, neutralidad, autocomposición, confidencialidad, interés del menor, ausencia de violencia.
La mediación puede hacerse desde el sector público o privado.
La mediación puede llevarse a cabo antes, durante o después del proceso judicial.
Implica a los Estados a promocionar la mediación y facilitar a sus ciudadanos el acceso a la misma
.Se contempla, asimismo, su necesidad en cuestiones o conflictos con tintes internacionales.B. La Carta Europea para la Formación de mediadores familiares en situaciones de divorcio y separación de 1992 diferencia, claramente, entre acciones de sensibilización, que tienen por objeto el informar y divulgar la mediación familiar, con procesos o actuaciones de corta duración (hasta cinc

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.