CARGANDO...

AP Alicante, Sec. 4.ª, 425/2003, de 2 de julio

SP/SENT/50552

Recurso 928/2002. Ponente: Manuel B. Flórez Menéndez.

El desconocimiento de los medios de vida del esposo no implica que carezca de recursos para pagar la pensión 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Juzgado de Primera Instancia número uno de Alcoy, en los autos de juicio de modificación de medidas número 24/01, se dictó en fecha 02-09-02 sentencia cuya parte dispositiva es del siguiente tenor literal:
"DESESTIMAR la demanda interpuesta por el Procurador de los Tribunales D. Antonio Penadés Martínez, en nombre y representación de D. Everardo , sin expresa imposición de costas."
SEGUNDO.- Contra dicha sentencia interpuso recurso de apelación la parte demandante, habiéndose tramitado el mismo por escrito ante el juzgado de instancia, en la forma prevista en la L.E.C. 1/2000, elevándose posteriormente los autos a este Tribunal, donde quedó formado el correspondiente rollo de apelación número 928/02, señalándose para votación y fallo el día 02-07- 03.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La sentencia de separación del matrimonio litigante, de 6 de octubre de 1988, aprobó el convenio regulador en el que pactaban una pensión compensatoria de 30.000 pesetas mensuales para la esposa y una pensión de alimentos de un total de 120.000 pesetas mensuales para los hijos, pensiones ambas a actualizar anualmente por aplicación del IPC. Estas medidas fueron ratificadas en la sentencia de divorcio de 9 de enero de 1991.
SEGUNDO.- Ante la demanda por la que el esposo plantea la modificación de estas medidas con el objeto principal de supresión de la pensión compensatoria y reducción de la de alimentos, y dejando aparte la dudosa legitimación de quien promueve la modificación de unas obligaciones que hasta el presente poco o nada ha cumplido, tiene razón la sentencia de instancia cuando rechaza en primer término la pretensión relativa a la pensión compensatoria. En efecto, el hecho de que los medios actuales de vida del esposo sean completamente desconocidos no puede identificarse sin más con la absoluta carencia de recursos, siendo a él a quien correspondía la carga de la prueba de haber venido a esta situación, máxime si, como la sentencia apunta, no carece de ciertas comodidades y si se considera que tampoco ha acreditado debidamente la sustancial alteración que sin duda habría de corresponder en relación con aquel otro estado que tiempo atrás le permitió asumir voluntaria y pacíficamente unas obligaciones periódicas de estimable cuantía.
Por otra parte, el hecho de que la esposa se haya dedicado a realizar algún tipo de actividad productiva (al parecer regenta una pensión, o alquila habitaciones a estudiantes) no puede en modo alguno extrañar ni devenir sin más en su perjuicio, habida cuenta de la expresada situación generalizada de incumplimiento del convenio de la que hay en autos sobradas pruebas. Y, por último, también es de reseñar la

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados