CARGANDO...

AP Asturias, Oviedo, Sec. 7.ª, 456/2003, de 15 de julio

SP/SENT/53801

Recurso 996/2002. Ponente: JOSÉ LUIS CASERO ALONSO.

Los persistentes trastornos depresivos impiden a la esposa del actor gobernar su persona y bienes 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- El Juzgado de Primera Instancia número Siete de Gijón dictó en los referidos autos Sentencia de fecha 10 de Septiembre de 2002, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: " Que desestimando la demanda interpuesta por la Procuradora de los Tribunales D. Aurora Laviada Menéndez, en nombre y representación de D. Casimiro , debo declarar y declaro no haber lugar a declarar la incapacitación judicial de Dª Encarna . No se hace pronunciamiento en cuanto a costas causadas en el presente procedimiento. Así por esta mi sentencia, lo pronuncio, mando y firmo ".
SEGUNDO.- Notificada la anterior Sentencia a las partes, por la representación de Don Casimiro se interpuso recurso de apelación y admitido a trámite se remitieron a esta Audiencia Provincial, y cumplidos los oportunos trámites, se señaló para la celebración de la vista el día lo de Julio actual.
TERCERO.- En la tramitación de este recurso se han cumplido las correspondientes prescripciones legales.
Vistos siendo Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado Don JOSE LUIS CASERO ALONSO.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Lo que se trae a la consideración de la Sala y se debate es la declaración de incapacidad de Doña Encarna interesada y promovida por su esposo Don Casimiro y que en la Instancia fue rechazada por el Juzgador, básicamente, en atención al informe médico forense emitido y lo dicho en él de que no se han evidenciado alteraciones mentales que puedan afectar a sus capacidades intelectivas y volitivas conservando tanto su capacidad de obrar como de entender que, sin embargo, añade el informe, puede verse afectada en períodos psicóticos agudos pero no en las " fases intercríticas como es la actual (folio 57 de los autos).
Pues bien, ya solo esta explícita referencia del informe dado en la Instancia sobre que la demandada padece una enfermedad psíquica (descrita por el Médico-Forense como personalidad neurótica, trastorno psicótico, esquizoafectivo o maníaco ) que se manifiesta cíclicamente afectando a su capacidad intelectiva y volitiva en los momentos de crisis debiera haber llevado al Juzgador a quo a ponderar de modo distinto la situación si, al fin, concluyese que la afectación psíquica descrita impedía a la demandada gobernarse por sí misma y sin perjuicio del régimen tutelar que mejor se acomodase al caso.
SEGUNDO.- En efecto, viene dicho por la doctrina jurisprudencial que las exigencias del artículo 200 del Código Civil para la declaración de incapacidad son dos, de un lado, el carácter persistente de la deficiencia física o psíquica
; de otro, que ésta sea de tal entidad, naturaleza o carácter que impida a la persona gobernarse por sí misma (STS. 19-5-98 RA 3378 y 28-7-98 RA 6134) así como que la persistencia de la enfermedad puede y debe predicarse, también, respecto de aquella que se manifieste cíclica o esporádicamente (STS. 10-2-86 RA 520) de suerte que si esto es así, si la enfermedad es persistente, con posibilidad de repetición, "lo que, de ningún modo es viable es no

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados