CARGANDO...

Artículo Monográfico. Diciembre 2000

SP/DOCT/1020

El impago de la fianza arrendaticia como causa de resolución contractual: posibilidad de renuncia por el arrendador

D. Luis Manuel Rodriguez Ascariz (Abogado)

I. INTRODUCCION: ORIGEN DE LA FIANZA Y DEL DEPOSITO OBLIGATORIO DE LA MISMA
El origen de la fianza arrendaticia podemos situarlo en el Real Decreto de 21 de junio de 1920, que supuso una intervención directa del Estado en el régimen de los arrendamientos urbanos con el propósito de intentar solucionar los graves problemas surgidos en el sector de las viviendas de alquiler en las grandes ciudades.
Por consiguiente, la regulación legal de esta figura jurídica tuvo lugar por primera vez en la anterior disposición, en la que también se fijaba un límite1 a su cuantía, que se prestaba para garantizar el compromiso obligacional contraído por el arrendatario en los contratos de arrendamientos urbanos.
En este primer momento -como también ocurre en la actualidad-, la fianza consistía en una determinada cantidad de dinero que el arrendatario entregaba al arrendador como garantía del cumplimiento de las obligaciones pactadas en el contrato de arrendamiento y que debía ser devuelta al inquilino una vez resuelto aquél.
El Real Decreto de 21 de junio de 1920, anteriormente mencionado, establece también, por primera vez, la obligatoriedad de la prestación de la fianza, ya que hasta ese momento era algo totalmente voluntario que las partes podían acordar de mutuo acuerdo sin que se exigiese por imperativo legal y, por supuesto, sin que fuera necesario su depósito tal y como hoy señala la ley2.
Por su parte, el Real Decreto-Ley de 17 de diciembre de 19243 y el de 21 de dic
iembre de 19254 reprodujeron de forma casi idéntica lo establecido por la disposición que comentamos; igual que el Decreto Ley de 29 de diciembre de 1930, si bien éste introdujo una significativa limitación en la cuantía de las fianzas, reduciéndola considerablemente5. Finalmente, el Decreto de 21 de enero de 1936 continuó en la misma línea que las anteriores disposiciones, fijando la cuantía máxima de la fianza en un mes de alquiler.<div c

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave 

¿Quieres ver este documento y muchos más totalmente gratis?

Disfrútala durante 3 días

Durante 3 días

No incluye Formularios

Rellena el siguiente formulario para darte de alta en el TOP Jurídico Administrador de Finques y te enviaremos tu clave demo para que empieces a utilizarla inmediatamente:

Al pulsar el siguiente botón aceptas el tratamiento de tus datos personales

Información básica sobre Privacidad y Protección de Datos

Responsable: Editorial Jurídica sepín, S. L.

Finalidades principales: Para la contratación de servicios y productos de sepín.

Envío de información sobre productos y servicios a través de cualquiera de los medios de contacto facilitados

Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o previo consentimiento.

Derechos: Si deseas conocer la información sobre tus datos, corregir errores, suprimir datos, limitar su tratamiento o pedir que se trasladen a otra entidad, puedes ejercer los derechos que te reconoce el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) dirigiéndote a Editorial Jurídica sepín, a la dirección postal c/ Mahón, 8 – 28290 Las Rozas (Madrid) o a la dirección de correo electrónico delegadodeprotecciondedatos@sepin.es para acceder, rectificar, suprimir, oponerte, limitar, portar tus datos personales y a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de tus datos, acompañando un documento identificativo junto con la solicitud. Igualmente, podrás ejercitar tus derechos a través de los formularios on·line que ponemos a tu disposición en nuestra web. Tienes derecho a presentar reclamación ante la autoridad de control.

Información Adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.sepin.es/informacion-legal/politica-privacidad.asp

Productos Recomendados