CARGANDO...

Encuesta Jurídica. Julio 1999

SP/DOCT/940

A efectos de subrogación en local de negocio, según la D.T. 3ª, aptdo. 3, ¿cabe equiparar la invalidez permanente o incapacidad laboral con la jubilación?

Coordinador: D. Jesús Marina Martinez-Pardo (Magistrado Tribunal Supremo, jubilado)

D. Javier Albar Garcia
Entiendo que no, ya que la nueva ley estableció en la citada Disposición Transitoria Tercera una causa de extinción del arriendo, la jubilación, no prevista en la LAU, es decir, restringió los derechos del arrendatario en beneficio del arrendador, por lo que no puede darse un efecto más amplio del que la propia ley le ha dado, ya que la limitación de derechos debe ser interpretada restrictivamente, además, técnicamente no se pueden equipar, pues la invalidez permanente no implica que pueda seguirse llevando a cabo una actividad comercial. Así, la invalidez permanente parcial difícilmente le afectará en el uso del local, además de que no cubrirá el 100% teórico de las prestaciones sociales, y en cuanto a la invalidez permanente total afectará a su capacidad laboral, pero no necesariamente a la capacidad comercial (por ejemplo, un ebanista que tiene tienda para comercializar sus muebles y que queda manco).
Si acaso, y como mucho, podría plantearse la equiparación a la jubilación en aquellos supuestos en los que teóricamente no puede realizarse ninguna actividad laboral, profesional o comercial, como pueda ser la gran invalidez o la invalidez absoluta, pero siempre tendríamos el obstáculo de la interpretación restrictiva.
D. Eduardo Baena Ruiz
La cuestión es peliaguda porque el apartado 3 de la D.T. Tercera solo hace mención a jubilación y fallecimiento y suponiendo la subrogación una restricción a los derechos del arrendador la interpretación no debería ser extensiva.
No obstante entiendo que si la filosofía del legislador es la de permitir la subrogación cuando el contrato de arrendamiento tuviese que extinguirse por no poder continuar el arrendatario con la dirección del negocio que en local se desarrolla, sería razonable equiparar a la jubilación la invalidez permanente o incapacidad laboral pero siempre y cuando lo sea para la misma actividad a que venía destinando el local el arrendatario; de forma que si la incapacidad permanente lo fuere para trabajos físicos y la llevanza de la dirección del negocio que se desarrolla en el local no los exigiese no cabría tal equiparación.

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados