CARGANDO...

AP Zaragoza, Sec. 5.ª, 606/2003, de 23 de octubre

SP/SENT/52034

Recurso 389/2003. Ponente: JUAN IGNACIO MEDRANO SÁNCHEZ.

Falta legitimación pasiva al ser arrendataria una persona jurídica no la persona física demandada 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Se aceptan los de la sentencia apelada de fecha dos de junio de dos mil tres, cuya parte dispositiva dice: Estimando la demanda interpuesta por D. Luis Manuel Y María Consuelo , contra Susana , debo condenar y condeno a ésta última a:
1.- Satisfacer a la actora la cantidad de 234 euros
2.- los intereses legales desde la reclamación hasta el pago.
3.- las costas
SEGUNDO.- Notificada dicha sentencia a las partes por la representación procesal de Dña. Susana , se interpuso contra la misma recurso de apelación y dándose traslado a la parte contraria se opuso al mismo, remitiéndose las actuaciones a esta Sección Quinta de la Audiencia.
TERCERO.- Recibido los Autos, junto con la cinta de video, se formó el correspondiente Rollo de Apelación con el número ya indicado; y no habiéndose solicitado prueba se señaló para deliberación votación y fallo el quince de octubre de dos mil tres, a las diez quince horas.
CUARTO.- En la tramitación de estos autos se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Recurrirá en apelación la demandada reproduciendo en esta alzada la excepción de falta de legitimación pasiva de la recurrente, que negó su condición de arrendataria en el contrato de arrendamiento, título fundamentador de la pretensión de condena dineraria contenida en la demanda.
El motivo es de acoger pues el contrato de arrendamiento se suscribió no con la demandada sino con una sociedad. Es verdad que la identificación de la misma no es plena, pero sí suficiente, pues se deja claro que la demandada actúa en representación de una persona jurídica, delimitando su NIF y su domicilio.
Es verdad que la parquedad del juicio, en sus alegaciones y pruebas, permite albergar alguna duda sobre la identificación del verdadero arrendatario, pero no se participa del criterio de la sentencia de instancia que ha supuesto trasladar la carga de la prueba de ese extremo al demandado. Pues apartarse de lo que consta en la carta o documento correspondía a la parte arrendadora/demandante, no sólo a nivel de prueba, sino de alegaciones debiendo haber merecido alguna explicación el porqué demandaban a quien no consta como arrendatario. Sus breves explicaciones referidas a las circunstancias concurrentes en el impago apuntan a que la relación se mantuvo con la sociedad (unipersonal y limitada) y no con la persona física que la representó en el contrato, ahora demandada, y así se advirtió por la demanda
nte que en relación a los impagos se mantuvieron reuniones "con ellos" y "en la oficina de la empresa" (10:30:40), expresiones indicativas de que la relación se mantuvo, y hasta el final, con una persona jurídica.SEGUNDO.- Al estimarse el recurso no procede hacer una especial imposición de las costas causadas en la segunda instancia, procediendo su imposición a la actora a la actora de las causadas en la pri

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados