CARGANDO...

AP Cádiz, Sec. 2.ª, de 4 de junio de 2003

SP/SENT/50234

Recurso 71/2003. Ponente: ANTONIO MARIN FERNANDEZ.

En materia de alimentos no rige el principio de preclusión de la prueba y se pueden admitir de oficio en la segunda instancia 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Formulado recurso de apelación ante el Juzgado de 1ª Instancia nº 3 de El Puerto de Santa María por la representación procesal del Sr. Darío contra la sentencia dictada el día 6/enero/2003 por el meritado Juzgado en el juicio verbal de alimentos nº 113/2002, se tramitó el recurso con la impugnación del mismo por la parte apelada y se recibieron las actuaciones en la Audiencia Provincial, formándose el oportuno Rollo para conocer del mismo. Tras recabar del Juzgado determinada documental que no se incorporó a los autos, se señaló la vista para el día de hoy, informando ambas partes lo conducente a la defensa de su derecho.
SEGUNDO.- Cumplido lo anterior, y reunida la Sala al efecto, quedó votada la sentencia acordándose el Fallo que se expresará.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La indebida admisión de la demanda; su subsanación. El recurso, como se verá, debe de ser desestimado. Sin embargo, antes de entrar a dilucidar lo que constituye el objeto principal del mismo, hemos de analizar la controvertida cuestión de la nulidad de las actuaciones que se arrastra desde el comienzo del litigio sin solución de continuidad y que es de nuevo reiterada en esta alzada.
No vamos a discutir aquí las razones que asisten a la parte demandada cuando critica severamente la actuación del Juez a quo al admitir, sin previa consideración de los requisitos de dicho acto procesal, la demanda litigiosa. Tampoco hace falta recordar que la documental que acredite la relación de parentesco, que es título del que nace el derecho de alimentos cuya tutela se insta, necesariamente ha de acompañar a la demanda como condición de admisibilidad de la misma (arts. 266.2º y 269.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil). De hecho tan patente error ni tan siquiera se enmendó en la vista el juicio verbal. Pese a haber intentado la parte actora su subsanación a través de la aportación del correspondiente certificado de nacimiento -y a pesar de que el Juez a quo, con la oposición de la contraparte, lo admitió-, lo cierto es que el documento nunca llegó a unirse a los autos, como es de ver en la grabación de la vista. Ha tenido que ser en esta instancia, cuando se ha incorporado por fin a los autos la referida certificación, eso sí, expedida en fecha posterior a la de la celebración de
aquél acto. Como quiera que las partes, advertidas de todo ello, nada han opuesto en la vista del recurso acerca de la admisibilidad de tan extravagante proceder, habremos de tener por incorporado el citado documento. Otra cosa será su valor desde la perspectiva de la nulidad instada.Vayamos a ella y, para empezar, constatemos dos hechos, a saber: la acreditación formal del título que legitimaba la demanda por ali

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave 

¿Quieres ver este documento y muchos más totalmente gratis?

Disfrútala durante 3 días

Durante 3 días

No incluye Formularios

Rellena el siguiente formulario para darte de alta en el TOP Jurídico Procuradores y te enviaremos tu clave demo para que empieces a utilizarla inmediatamente:

Al pulsar el siguiente botón aceptas el tratamiento de tus datos personales

Información básica sobre Privacidad y Protección de Datos

Responsable: Editorial Jurídica sepín, S. L.

Finalidades principales: Para la contratación de servicios y productos de sepín.

Envío de información sobre productos y servicios a través de cualquiera de los medios de contacto facilitados

Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o previo consentimiento.

Derechos: Si deseas conocer la información sobre tus datos, corregir errores, suprimir datos, limitar su tratamiento o pedir que se trasladen a otra entidad, puedes ejercer los derechos que te reconoce el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) dirigiéndote a Editorial Jurídica sepín, a la dirección postal c/ Mahón, 8 – 28290 Las Rozas (Madrid) o a la dirección de correo electrónico delegadodeprotecciondedatos@sepin.es para acceder, rectificar, suprimir, oponerte, limitar, portar tus datos personales y a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de tus datos, acompañando un documento identificativo junto con la solicitud. Igualmente, podrás ejercitar tus derechos a través de los formularios on·line que ponemos a tu disposición en nuestra web. Tienes derecho a presentar reclamación ante la autoridad de control.

Información Adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.sepin.es/informacion-legal/politica-privacidad.asp

Formación Recomendada

Productos Recomendados