CARGANDO...

AP Madrid, Sec. 20.ª, 356/2004, de 18 de junio

SP/SENT/60566

Recurso 213/2003. Ponente: RAMÓN FERNANDO RODRÍGUEZ JACKSON.

Carácter no permanente enfermedad justifica desocupación y no existe cesión por pagar renta hijo en ausencia arrendataria 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Juzgado de Primera Instancia nº 35 de Madrid, en fecha 3 de abril de 2.002, se dictó sentencia, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Que DESESTIMANDO la demanda deducida por la Procuradora Dª Mª DOLORES GIRON ARJONILLA, en nombre y representación de Dª Marta , contra Dª Ángel y D. Ricardo , debo ABSOLVER Y ABSUELVO a los citados demandados de las pretensiones deducidas en su demanda por la parte actora. Condenado al pago de las costas procesales causadas a la parte demandante.".
SEGUNDO.- Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por la parte demandante, exponiendo las alegaciones en que basa su impugnación. Admitido el recurso en ambos efectos, se dio traslado del mismo a la apelada, que presentó escrito oponiéndose al recurso formulado de contrario. Elevados los autos ante esta Sección, fueron turnados de ponencia, y quedando pendientes de resolución, se señaló fecha para deliberación y votación, que se ha llevado a cabo por los Magistrados de esta Sección.
TERCERO.- En la tramitación del presente procedimiento han sido observadas las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO: La parte recurrente, en las cinco alegaciones que se contienen en el recurso, viene a aducir error en la valoración de la prueba, ya que, al entender de la misma, la prueba practicada en autos acredita que el supuesto de la litis constituye una cesión inconsentida.
Tal alegación no puede ser aceptada. A la vista de la prueba practicada resulta acreditado que el contrato de arrendamiento que nos ocupa se celebró el día 10 de septiembre de 1956, con la intención de que el piso arrendado sirviera de vivienda para el núcleo familiar compuesto por Don Mariano , ya fallecido, su esposa la codemandada DOÑA Ángel , que se subrogó en los derechos del contrato al fallecimiento de aquél y los hijos habidos de dicha unión matrimonial. Al tiempo de presentarse la demanda, 27 de septiembre de 2001, residía en la vivienda el codemandado DON Ricardo , hijo del matrimonio, del que consta que tiene en ella su domicilio desde su nacimiento, mientras que DOÑA Ángel , se encontraba ingresada en una Residencia de Ancianos desde ocho meses atrás, diciembre de 2000.
No consta que, al tiempo de presentarse la demanda, la permanencia de la codemandada en la residencia tuviera un carácter definitivo.
De ello se desprende el acierto del Juzgador de instancia al estimar que en el presente caso, al tiempo de presentarse la demanda, no concurrían los presupuestos necesarios para estimar que había existido cesión inconsentida del contra
to de arrendamiento de DOÑA Ángel a DON Ricardo . Y ello es así, porque debe considerarse que, en dicho momento, la arrendataria seguía siendo, a todos los efectos, DOÑA Ángel ya que no hay prueba alguna de que ésta hubiera abandonado ni desocupado definitivamente la vivienda arrendada, ni retirado de la misma sus muebles y objetos personales. Tampoco, dado el breve tiempo transcurrido desde el ingreso en la residencia a la

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados