CARGANDO...

AP Huelva, Sec. 2.ª, 79/2011, de 5 de mayo

SP/SENT/651415

Recurso 88/2011. Ponente: ANDRES BODEGA DE VAL.

Procede la imposición de costas al arrendatario que enervó la acción de desahucio por consignación de las cantidades reclamadas en la demanda 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- El Juzgado de Primera Instancia dictó sentencia el día 21 de abril de 2010, en el juicio antes dicho, cuya parte dispositiva es como sigue: "Que debo declarar y declaro suficiente la consignación realizada por la parte demandada y por lo tanto NO HA LUGAR al desahucio instado por BOGARIS RETAIL 3, S.L. contra OZONE BOWLING HUELVA, S.L. sobre de la finca descrita en el Hecho primero de esta resolución, sita en Parque Comercial Puerta del Odiel, Av. Molino de la Vega, s/n, de esta ciudad, local Bowling, debiendo cada parte abonar las costas causadas a su instancia y la mitad de las comunes ."
SEGUNDO.- Interpuesto recurso de apelación y admitido a trámite, el Juzgado realizó los preceptivos traslados y una vez transcurrido el plazo elevó los autos a esta Sección de la Audiencia, donde se formó rollo y se ha turnado de ponencia. La votación y fallo ha tenido lugar el día de la fecha quedando visto para sentencia.
TERCERO.- En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones legales.
Visto, siendo ponente el/la Ilmo./a Sr./Sra. Magistrado/a D./Dña. D. ANDRÉS BODEGA DE VAL quien expresa el parecer del Tribunal.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Se apela la sentencia dictada sólo en aquello que se refiere a las costas, pues acordó el Juez a quo no imponerlas al demandado a pesar de haberse enervado la acción de desahucio por consignación sucesiva de las cantidades reclamadas en la demanda y las que fueron venciendo pendiente la causa.
SEGUNDO.- Esta Sala ha sostenido una interpretación de las normas procesales que no aceptaba el automatismo en la condena al pago de Las costas en supuestos de vencimiento por enervación sino que examinaba caso por caso los hechos y contenido de la controversia para imponerlas o no, según hubiera existido mala fe en la actitud de la deudora demandada. Sucede que el legislador ha endurecido la norma al incluir el apartado 5 del artículo 22 de la L.E.Civil una regla que obliga a imponer esa condena salvo casos de mora accipiendi (lo que por cierto resulta un tanto singular toda vez que entiende el Tribunal que, de darse ese supuesto, probablemente pocos arrendatarios optaran por perder su derecho a enervar la acción, solicitando más bien -lógicamente- una desestimación de la acción de desahucio sin perjuicio del pago de rentas ya ofrecido y no aceptado por el arrendador sin justa causa), si bien dicha norma no estaba vigente al interponerse la demanda.
TERCERO.- No obstante, estamos conformes aquí con la tesis del apelante por las siguientes razones:
La citada norm
a procesal ha entrado en vigor antes de admitirse a trámite la demanda y de citarse a juicio al demandado con copia del escrito iniciador del proceso, y es, además, síntoma de una voluntad de legislador que refuerza una tesis, la de imponer costas en estos casos, que era la mayoritaria en general y en esta Audiencia Provincial.La parte demandada no se ha personado, ni ha alegado motivo

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados