CARGANDO...

AP Lugo, Sec. 1.ª, 717/2011, de 27 de diciembre

SP/SENT/659793

Recurso 867/2011. Ponente: JOSE MARIA MORENO MONTERO.

La tutela sumaria pedida por el demandante se refiere a un estado posesorio, el cual se ha visto afectado en función del corte vertical realizado por los demandados y la consiguiente y peligrosa diferencia de cotas 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
Primero : El fallo de la resolución objeto de recurso, datada a 14-IV-11, dice: "Que estimo la demanda interpuesta por Don Luis Antonio , representado por la Procuradora Doña Ana María Fernández Santos, contra Don Juan Pablo y Doña Apolonia , condenando a los mismos a reponer a su primitivo estado la franja de terreno de acceso a la finca de la parte actora descrita en el hecho segundo de la demanda, haciendo cuanto sea preciso para el pleno restablecimiento de su normal uso, con expresa imposición de costas".
Segundo : Apela de la Sentencia dicha la parte demandada, quien solicita su revocación y que, en lugar de lo dispuesto en ella, se estimen íntegramente sus precedentes pretensiones en el proceso. La parte demandante se opone al recurso.
Tercero : Formado el oportuno rollo, se continuó por sus trámites sin necesidad de vista.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
Primero : El recurso debe ser desestimado. Como señala el Juez de instancia, la tutela sumaria, o interdictal, pedida por el demandante se refiere a un estado posesorio, el cual, con independencia de las características precedentes exactas del paso que se ha visto afectado por vías de hecho seguidas por los aquí apelantes, al acometer determinadas modificaciones del paso y de la zona aledaña, resulta alterado en los términos que de la prueba practicada, y apreciada con inmediación procesal por el juzgado de primer grado, se desprenden y se consignan en la resolución examinada, alteración que abarca al ancho practicable del paso (sin que quepa controvertir eficazmente ahora qué clase de vehículos o maquinaria agrícola podría usar el actor) y a la seguridad del tránsito en función del corte vertical realizado por los demandados y la consiguiente y peligrosa diferencia de cotas. Por lo tanto, y por lo que comprende el actual proceso, y con independencia de lo que en otros de naturaleza distinta viniese a revelarse procedente, la decisión de estimar la demanda no merece sino plena confirmación, pues a ello obligaba el tenor del art. 446 del Código Civil .
Segundo : En cuanto a las costas de segunda instancia, y visto lo que disponen los arts. 398 y , procede imponerlas a la parte recurrente.
Por cuanto antecede,

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados