CARGANDO...

AP Lugo, Sec. 1.ª, 119/2012, de 15 de febrero

SP/SENT/664755

Recurso 838/2011. Ponente: JOSE RAFAEL PEDROSA LOPEZ.

Acreditada mediante la prueba testifical la existencia del contrato de compraventa, el vendedor debe proceder a entregar la vivienda, bodega y anexo objeto del contrato 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Con fecha 27 de Julio de 2011 el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Chantada, dictó sentencia en los referidos autos, cuya parte dispositiva dice: "FALLO: Se desestima íntegramente la demanda presentada por la parte actora D. Azucena contra D. Evelio , a quien absuelvo de sus pretensiones. Se condena a la actora al pago de las costas causadas".
SEGUNDO.- Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por la demandante Doña. Azucena , teniéndose por preparado el mismo y cumplidos los trámites del art. 458 y siguientes de la L.E.C . 1/2000 se elevaron los autos a la Audiencia Provincial para la resolución procedente, correspondiendo por turno de reparto a esta Sección Primera.
TERCERO.- En la tramitación del presente recurso se han observado los trámites legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
No se acepta la fundamentación jurídica de la sentencia apelada en lo que se oponga a lo que, a continuación, se expone, y
PRIMERO.- La petición de la actora-recurrente de que se revoque la sentencia de instancia por error en la valoración de la prueba debe ser acogida. La sentencia de instancia no entra en la cuestión de lo que significa la cantidad entregada y recogida por el demandado, la documentación asimismo entregada por dicho demandado relativa al inmueble, el poder que tenía el demandado para enajenar, la nota de la Notaría de Chantada... etc, sino que se queda en los aledaños genéricos del artículo 1.261 deduciendo que no hubo un verdadero consentimiento, sino una voluntad viciada. Ahora bien, el consentimiento no puede ser prestado por los menores no emancipados y por los incapacitados y es nulo o inexistente cuando ha sido prestado por error, violencia, intimidación o dolo y es a la parte demandada a la que le corresponde probar que se dieron tales circunstancias. De la prueba practicada no se acredita que exista error, porque no existió error sobre la persona invalidante del consentimiento ni se ha acreditado que hubiese un error sobre la sustancia de la cosa objeto del contrato. Basta ver las actuaciones de las partes para saber que se trataba de la compra de un determinado inmueble sobre el que ya habían existido anteriores conversaciones. Tampoco se acredita violencia o intimidación sobre alguna de las partes, basta ver que se entregó la documentación por el
demandado y la recogida, mediante la entrega de recibo, de una determinada cantidad. El hecho de que el demandado-apelado sea un bebedor e incluso alcohólico no acredita que durante los hechos tuviese menguada su capacidad, cuestión que en todo caso debería demostrarse por dicho demandado como elemento obtativo y enervatorio de la prueba aportada por la demandante y tampoco se aprecia la existencia de un dolo invalidante. Por tanto, <span class="

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados