CARGANDO...

Consulta DGT 0198-03, de 12 de febrero de 2003

SP/DGT/2751

Efectos de la operativa descrita, en relación con el Impuesto sobre Hidrocarburos y el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos.

SG de Impuestos Especiales y de Tributos sobre el Comercio Exterior

Normativa
Ley 24/2001, art. 9; Ley 38/1992, art. 54-2
Descripción
Una sociedad tiene como objeto principal el alquiler de maquinaria, entre la que se encuentran grupos electrógenos y compresores de aire que pueden consumir gasóleo bonificado como carburante.La empresa adquiere el gasóleo bonificado a distintos distribuidores quienes lo entregan en las instalaciones de recepción que la empresa tiene en su domicilio social y en sus delegaciones.La empresa alquila la maquinaria con los depósitos de carburante llenos; el carburante consumido por el arrendatario se repone en el emplazamiento donde éste trabaje, por cuenta del arrendador, a través de distribuidores autorizados. La empresa exige también una contraprestación por los litros de gasóleo faltantes, cuando la maquinaria no se devuelve con el depósito de carburante lleno.
Cuestión
Efectos de la operativa descrita, en relación con el Impuesto sobre Hidrocarburos y el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos.
Contestación
1. Consideración como consumidor final del arrendador o del arrendatario a efectos del Impuesto sobre Hidrocarburos.El apartado 2 del artículo 106 del Reglamento de los Impuestos Especiales, aprobado por Real Decreto 1165/1995, de 7 de julio (BOE de 28 de julio de 1995) según redacción dada por el Real Decreto 1965/1999, de 23 de diciembre (BOE de 31 de diciembre de 1999) establece:"2. Solo podrán recibir gasóleo con aplicación del tipo reducido (en lo sucesivo denominado "gasóleo bonificado"), los almacenes fiscales, detallistas y consumidores finales autorizados, con arreglo a las normas que figuran en los apartados siguientes.A estos efectos tendrán la consideración de "consumidores finales" las personas y entidades que reciben el gasóleo bonificado para utilizarlo, bajo su propia dirección y responsabilidad, en los fines previstos en el apartado 2 del artículo 54 de la Ley o en un uso como combustible."La empresa indica que, en las condiciones generales de los contratos de alquiler, es responsable del control de la maquinaria que alquila y de verificar el correcto funcionamiento de sus motores; pero quien es arrendador de una maquinaria sin dirigir ni responsabilizarse de la utilización del gasóleo que aquélla consume, no puede ser considerado "consumidor final" a los efectos previstos en el apartado 2 del artículo 106 del Reglamento. Es el arrendatario quien utiliza el gasóleo en alguno de los fines previstos en el apartado 2 del artículo 54 de la Ley, quien lo hace ba
jo su propia responsabilidad y, por tanto, quien está facultado para recibir, como consumidor final, el gasóleo con aplicación del tipo previsto en el epígrafe 1.4 del artículo 50 de la Ley 38/1992 (gasóleo bonificado).Lo anterior no es óbice para que, cuando la empresa arrendadora utilice el gasóleo bajo su propia responsabilidad (por ejemplo, cuando realice demostraciones con la maquinaria que ofrece en alquiler), pueda a su vez ser considerada

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.