CARGANDO...

Consulta DGT 0308-00, de 22 de febrero de 2000

SP/DGT/4263

Si la parte que le corresponde satisfacer al consultante por el cambio del ascensor tiene la consideración de gasto deducible.

SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

Normativa
RD 1841/1991, Art. 7; RD 214/1999, Art. 12
Descripción
El consultante es propietario de un piso alquilado. El ascensor del edificio donde se encuentra el piso ha sido sustituido debido a su antigüedad (más de 30 años).
Cuestión
Si la parte que le corresponde satisfacer al consultante por el cambio del ascensor tiene la consideración de gasto deducible.
Contestación
La letra A) del artículo 35 de la Ley 18/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (normativa vigente en el período a que se refiere la consulta), establece que tienen la consideración de gastos deducibles para la determinación de los rendimientos netos del capital inmobiliario correspondientes a inmuebles arrendados o subarrendados, los siguientes: - Los gastos necesarios para su obtención. La deducción de los intereses de los capitales ajenos invertidos en la adquisición o mejora de tales bienes o derechos y demás gastos de financiación, no podrá exceder de la cuantía de los rendimientos íntegros obtenidos por la cesión del inmueble o derecho. - El importe del deterioro sufrido por el uso o transcurso del tiempo en los bienes de los que procedan los rendimientos, en las condiciones que reglamentariamente se determinen. Los citados gastos deducibles se desarrollan en los artículos 7 y 8 del Reglamento del Impuesto, aprobado por el artículo 1º del Real Decreto 1841/1991, de 30 de diciembre, que incluye una referencia a los gastos de conservación y reparación, señalando asimismo la no deducibilidad por este concepto de las cantidades destinadas a ampliación o mejora de los bienes, tales como las destinadas a puertas de seguridad, contraventanas o enrejados. En suma, debe aclararse que sólo son deducibles aquellas partidas que tengan la naturaleza de gasto, es decir, las cantidades destinadas a mantener la vida útil del inmueble o su capacidad productiva o de uso y no las part
idas calificables como inversión, esto es, las que redundan en una mejora o ampliación del inmueble. Para precisar esta distinción entre conservación y reparación, por un lado, y mejora y ampliación, por otro, resulta factible acudir como elemento interpretativo a la evolución normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en este aspecto concreto. Así, el Reglamento del Impuesto vigente desde 1 de enero de 1999 recoge en su artícu

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados