CARGANDO...

Consulta DGT 0326-98, de 26 de febrero de 1998

SP/DGT/4518

- Posibilidad de deducción por el concepto de gastos de enfermedad las cantidades que se satisfacen por la contratación de la indicada persona.

SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

Normativa
RD 1841/1991 Art 32-Uno-7
Descripción
La esposa del consultante padece la enfermedad de Alzheimer.Por tal motivo ha contratado una persona para que la cuide y atienda.
Cuestión
- Posibilidad de deducción por el concepto de gastos de enfermedad las cantidades que se satisfacen por la contratación de la indicada persona.
Contestación
El artículo 32.Uno. del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el artículo 1º del Real Decreto 1841/1.991, de 30 de diciembre, regula la deducción por gastos de enfermedad, estableciendo que: «En concepto de gastos de enfermedad se deducirá el 15 por 100 de los gastos sufragados por el sujeto pasivo durante el período de la imposición por razones de enfermedad, accidentes o invalidez propios o de las personas por las que tenga derecho a deducción en la cuota, así como de los gastos satisfechos por honorarios profesionales médicos y por clínica con motivo del nacimiento de los hijos del sujeto pasivo y de las cuotas satisfechas a Mutualidades o Sociedades de Seguros Médicos». Dicho artículo 32.Uno, en su punto 7), considera, entre otros, como gastos por razones de enfermedad «los producidos a invidentes, minusválidos físicos o psíquicos, en el grado establecido en el artículo 31 de este Reglamento, que se refieran tanto a personas como a medios para su necesario cuidado y posible vida normal». Del precepto transcrito cabe interpretar, a los efectos de su aplicabilidad, lo siguiente: 1º. Que se tiene que tratar de gastos producidos a invidentes, o a minusválidos físicos o psíquicos, en grado igual o superior al 33%. 2º. Que tales gastos en las personas anteriormente indicados, deben responder exclusivamente al fin que se enuncia en la norma, es decir, al cuidado y desarrollo de la vida normal, de las personas afectadas de minusvalía. 3º. Y por último
, que los mismos -los gastos- sean consecuencia directa de su estricta necesidad, entendiendo por tal expresión en el supuesto que aquí y ahora interesa, en el sentido de que aquellos sean imprescindibles o inexcusables para realizar los actos más esenciales de la vida. Este requisito cabe entenderse cumplido en las situaciones calificadas de "gran invalidez", dado que precisamente esa calificación exige la ayuda de tercera persona para r

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.