CARGANDO...

Consulta DGT 0424-99, de 26 de marzo de 1999

SP/DGT/5876

Tratamiento fiscal, a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que ha de darse a la indemnización única abonada por la entidad aseguradora.

SG de Operaciones Financieras

Normativa
Ley 18/1991, art 9-uno-e), 25-k); RD 1307/1988, art 70, 75; Ley 8/1987, art 8-6; Ley 40/1998, art 16-2-a-5, 17-2-d; RD 214/1999, art 11-3
Descripción
La empresa tiene concertado un seguro temporal anual renovable que cubre los riesgos de muerte e invalidez de sus trabajadores. La financiación de la prima se efectúa en un 60 por 100 a cargo de la empresa y en un 40 por 100 a cargo de los trabajadores. Las primas abonadas por la empresa se imputan fiscalmente a los trabajadores.
Cuestión
Tratamiento fiscal, a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que ha de darse a la indemnización única abonada por la entidad aseguradora.
Contestación
Dado que en 1999 ha entrado en vigor la nueva Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y, en consecuencia, se han producido modificaciones en el régimen fiscal objeto de consulta, se procede a contestar tanto con la anterior normativa como con la nueva. Así, hay que distinguir: A.- Tratamiento fiscal aplicable hasta 31 de diciembre de 1998 La primera cuestión a delimitar es si la percepción por invalidez abonada por una entidad aseguradora, como consecuencia del seguro contratado por la empresa y siendo asegurado el trabajador que percibe la indemnización, está exenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. En este sentido, la Ley 18/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, establecía en el artículo 9.uno.e): «Estarán exentas las siguientes rentas: e) Las indemnizaciones por daños físicos o psíquicos a personas, en la cuantía legal o judicialmente reconocida, así como las percepciones derivadas de contratos de seguro por idéntico tipo de daños». Del texto transcrito se deduce que, tratándose de percepciones derivadas de contratos de seguro, la exención debe entenderse aplicable sólo a las prestaciones consecuencia de daños físicos o psíquicos, con el límite de 25 millones y estando sujeto y no exento el exceso sobre dicho importe. Por daño debe entenderse toda lesión corporal o psíquica que derive de causa violenta, súbita, externa, ajena a la intencionalidad del asegurado y que produce la invalidez temporal o permanente o, incluso, la
muerte. Por tanto, solamente cuando la invalidez indemnizada provenga de un evento que reúna las características anteriores, se puede aplicar la exención prevista en el artículo 9.uno.e) de la Ley 18/1991, de 6 de junio. Por el contrario, cuando la invalidez derive del diagnóstico de enfermedad, no resulta de aplicación tal exención. Sentado lo anterior, y en caso de que no procediera la exención, para concretar la tributación que corresponde a

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.