CARGANDO...

Consulta DGT 0070-01, de 18 de enero de 2001

SP/DGT/964

Tratamiento en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

Normativa
Ley 40/1998, Arts. 25, 26, 27, 32, 33, 35-1-n, 14-1-d)
Descripción
Una sociedad dedicada a la fabricación de azúcar cedió en arrendamiento, hace años, varias fincas rústicas al consultante, siendo obligación inexcusable, según contrato, "la de dedicar exclusivamente al cultivo de cañas dulces... un 70 por 100 de la superficie...", debiendo celebrar anualmente con la sociedad arrendadora "el correspondiente contrato de compraventa de cañas para la fabricación de azúcar...", y con la prohibición de ceder o subarrendar en todo o en parte las fincas arrendadas. El consultante ha llegado a un acuerdo con la sociedad arrendadora para dar por extinguidos tales arrendamientos en 1999, a cambio de una indemnización por la renuncia a todos los derechos y mejoras sobre las fincas arrendadas, que consiste en una determinada cantidad y en permitirle el uso gratuito de las parcelas durante algunos años, para su explotación agrícola. La esposa del consultante, que según el escrito de consulta no es arrendatario, es quien está dado de alta en el Régimen Especial de la Agricultura, Ganadería y Pesca.
Cuestión
Tratamiento en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
Contestación
La percepción por el arrendatario de fincas rústicas de una indemnización a cargo del propietario por la renuncia a sus derechos arrrendaticios, constituye para aquél una alteración en la composición de su patrimonio que dará lugar a una ganancia o pérdida patrimonial, que se considerará obtenida por quienes, según lo previsto en el artículo 7 de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio, sean titulares de los bienes, derechos y demás elementos patrimoniales de que provengan. De los artículos 25.1 y 27.1.c) de la Ley 40/1998, de 9 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras Normas Tributarias, se desprende que los derechos y mejoras sobre las fincas rústicas constituyen elementos patrimoniales, inmateriales y materiales respectivamente, afectos a la actividad agrícola, sea ésta desarrollada por la esposa del consultante, como parece desprenderse del escrito de consulta, o directamente por él, según resulta del contrato de arrendamiento y del acuerdo de renuncia, ya que son necesarios para la obtención de los respectivos rendimientos. A este respecto cabe señalar que con la Ley 40/1998, de 9 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras Normas Tributarias, vigente desde 1 de enero de 1999, las ganancias o pérdidas patrimoniales derivadas de elementos afectos a actividades económicas ya no se incluyen en la determinación del rendimiento neto de las mismas, sino que se incorporan al ámbito general de las ganancias y pérdidas patr
imoniales, según resulta del artículo 26.2 de la Ley del Impuesto. Al tratarse de una transmisión onerosa será de aplicación el artículo 32.1.a) de la Ley del Impuesto, que establece que el importe de la ganancia o pérdida patrimonial será la diferencia entre los valores de adquisición y transmisión de los elementos patrimoniales, valores que se definen en los artículos 33 y 35.1.n) de la Ley del Impuesto, y 38 del Reglamento del Impuesto. Del ac

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.