CARGANDO...

AP Barcelona, Sec. 11.ª, de 7 de abril de 2004

SP/SENT/107492

Recurso 281/2003. Ponente: CARMEN MUÑOZ JUNCOSA.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- La parte dispositiva de la Sentencia apelada es del tenor literal siguiente: "FALLO: Que, ESTIMANDO la demanda promovida en juicio declarativo ordinario por el Procurador Sr. Martínez Sánchez en nombre y representación de Winterthur Seguros Generales, S.A. de Seguros y Reaseguros, DEBO CONDENAR Y CONDENO a CHRYSLER-JEEP IBERIA, S.A. Y LLASAX MOTOR S.A. a que abonen solidariamente a Winterthur Seguros Generales S.A. de Seguros y Reaseguros la cantidad de TRECE MIL DOSCIENTOS VEINTIDOS EUROS CON VEINTISIETE CÉNTIMOS (13.222'27 E), más los intereses legales de dicha cantidad desde la fecha de la interpelación judicial y costas procesales".
SEGUNDO.- Contra la anterior Sentencia interpuso recurso de apelación la parte demandada mediante su escrito motivado, dándose traslado a la contraria que se opuso mediante escrito de fecha veintiseis de febrero de dos mil tres; elevándose las actuaciones a esta Audiencia Provincial.
TERCERO.- Se señaló para votación y fallo el día VEINTICINCO DE FEBRERO DE DOS MIL CUATRO.
CUARTO.- En el presente procedimiento se han observado y cumplido las prescripciones legales.,excepto el plazo para dictar sentencia.
VISTO, siendo Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado Doña CARMEN MUÑOZ JUNCOSA.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Alega la actora en la demanda que su asegurado, adquirió el 16 de mayo de 1.996 un vehículo Chrysler Voyager SE 2.5, de las demandadas Chrysler Jeep Iberia, S.A. y Llasax Motor S.A., y el 29 de Agosto de 1.998, sobre las 1'30 horas cuando el vehículo se encontraba estacionado en el garaje del conjunto residencial Elurra, de Betren (Lérida), se inicio fuego en el mismo, destruyendose. Señala el actor que el vehículo había sido utilizado la tarde anterior sin que hubiera sospechas o indicios de mal funcionamiento del mismo, y quedó tras apagar el propietario el motor y proceder a su cierre, estacionando en el garaje, unas 6 horas antes del incendio. Señala la demanda que el vehículo había sido revisado y se encontraba en óptimas condiciones para su funcionamiento, siendo la causa del incendio una deficiencia en un elemento del vehículo, un defecto de fabricación no detectado por la empresa que lo fabricó. En la demanda se expresa que frente al importador se ejercita la acción recogida en el art. 1 de la Ley 22/1994, y acumuladamente las acciones de los arts. 25 y ss. de la Ley 26/1984. La sentencia dictada en la primera instancia aprecia que la causa del incendio no ha quedado debidamente acreditada, pero no puede ser imputable al propietario del vehículo, que no es de aplicación la Ley 22/1994, que es de aplicación la Ley 26/1984 y que por la inversión de la carga de la prueba, que establecen los arts. 25 y 28 el demandado debe acreditar que concurren causas que le exoneran de responsabilidad
y al no hacerlo, estima la demanda condenando a los demandados.SEGUNDO.- Chrysler motiva su recurso en la errónea valoración de la prueba, entiende aplicable al supuesto planeado lo dispuesto por el art. 1105 del Código Civil, y estima que ha probado que concurren las circunstancias precisas para su aplicación. La Ley 22/1994 establece un régimen de responsabilidad para los supuestos de lesiones corporales y muert

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados