CARGANDO...

AP Lugo, Sec. 1.ª, 120/2003, de 20 de marzo

SP/SENT/127229

Recurso 379/2001. Ponente: JOSE ANTONIO VARELA AGRELO.

El transportista responde de los actos negligentes de sus empleados en aplicación del Convenio de Ginebra relativo al transporte internacional de mercancias por carretera 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Con fecha treinta y uno de julio de dos mil uno, el Juzgado de Primera Instancia n.° 1 de Villalba, dictó sentencia en los referidos autos, cuya parte dispositiva dice: "FALLO: QUE ESTIMANDO la excepción de prescripción alegada por DÑA. Andrea , representada por la procuradora Dª. Analita Cuba Cal y asistido del letrado D. José Gil Cortón frente a la demanda formulada contra ella y herederos desconocidos e inciertos de D. Gustavo por D. Lucas , representado por la procuradora Sra. López Fernández y asistido del letrado D. Francisco Javier Pérez-Batallón Ordónez, DEBO DESESTIMAR Y DESESTIMO la expresada demanda, absolviendo a los citados demandados de la pretensión deducida contra los mismos, y todo ello con imposíción de costas a la actora.
A la vista del presente fallo, levántese la retensión de bienes muebles y embargo de inmuebles de los herederos de D. Gustavo acordado en fecha cinco de diciembre de dos mil.".
SEGUNDO.- Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por la parte actora, teniéndose por preparado el mismo y cumplidos los trámites del art. 458 y siguientes de la LEC. 1/2000 se elevaron los autos a la Audiencia Provincial para la resolución procedente, correspondiendo por turno de reparto a esta Sección Primera.
TERCERO.- En la tramitación del presente recurso se han observado los trámites legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
No se aceptan los de la apelada en cuanto se opongan a los siguientes:
PRIMERO.- Consiste la cuestión litigiosa en una acción de responsabilidad civil por dolo del conductor empleado del porteador en un transporte internacional de mercancía perecedera.
La sentencia de instancia absuelve a la parte demandada (sucesores del fallecido transportista) al apreciar concurrente la prescripción de la acción denunciada por dicha parte.
Disconforme con el criterio acude la actora en apelación ante esta segunda instancia.
SEGUNDO.- La cuestión litigiosa, y esto es una cuestión no discutida, encuentra su marco legal en el conocido como Convenio de Ginebra de 1956 relativo al Transporte Internacional de Mercancías por carretera (CMR).
La responsabilidad del transportista viene regulada en el cap. IV (art. 17 y sg.) en unos términos minuciosos, si bien no es necesario profundizar en exceso, en cuestiones como carga de la prueba, causas de exoneración, etc., pues tras la prueba practicada en segunda instancia se diluye cualquier resquicio de duda y se confirma lo ya intuido en el primer pleito habido sobre esta cuestión, es decir, se constata que existió una grave negligencia equivalente a un dolo eventual por parte del conductor, que a pesar de ser conocedor del tipo de mercancía que llevaba (setas), que estas debía
n mantenerse a -22°, tal y como constaba en la carta de porte, y las consecuencias de riesgo para la salud humana de la interrupción de la cadena de frío de productos congelados, apagó el termoking, con la consecuencia de una elevación de temperatura incompatible con la necesaria para la correcta conservación del producto.Como enseña la doctrina de la Sección 15 de la Audiencia Provinc

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.