CARGANDO...

AP Sevilla, Sec. 6.ª, 444/2007, de 27 de septiembre

SP/SENT/152030

Recurso 4795/2007. Ponente: JOSE CARLOS RUIZ DE VELASCO LINARES.

El asegurado no puede afirmar que no conocía las condiciones generales del seguro, pues aceptó con su firma las cláusulas limitativas 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
Se aceptan sustancialmente los de la resolución apelada, cuyo fallo literalmente dice: "Que desestimando la demanda interpuesta por la Sra. Sánchez Delgado, en representación acreditada de D. Jose Ignacio contra la mercantil Línea Directa Aseguradora S.A., debo absolver y absuelvo a la referida demandada de todas las pretensiones contra ella deducidas en la demanda originadora del presente procedimiento, con expresa imposición de costas al actor.|"
PRIMERO: Notificada a las partes dicha resolución y apelada por el citado litigante, y admitido que le fue dicho recurso en ambos efectos, se elevaron las actuaciones originales a esta Audiencia con los debidos escritos de alegaciones, dándose a la alzada la sustanciación que la Ley previene para los de su clase.
SEGUNDO: Por resolución de fecha 16/07/07, se señaló la deliberación y votación de este recurso para el día 25/09/07, quedando las actuaciones pendientes de dictar resolución.
TERCERO: En la sustanciación de la alzada se han observado las prescripciones legales.
VISTOS, siendo Ponente el Iltmo. Sr. DON JOSE CARLOS RUIZ DE VELASCO LINARES.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO: El juez de instancia desestima la demanda de reclamación de cantidad derivada de contrato de seguro, interponiendo recurso de apelación la parte demandante, que lo fundamenta en una errónea valoración de la prueba documental.
SEGUNDO: El juez de instancia desestima la demanda porque el vehículo no fue reparado ni sustituidas las piezas dañadas. En ningún momento la parte demandante ha acreditado que el valor de las piezas dañadas y reclamadas han sido reparadas y sustituidas, sino todo lo contrario, el vehículo estaba para desguace por siniestro total. Es doctrina del Tribunal Supremo, entre otras Sts. de 2 de Abril de 1997 y de 26 de Octubre de 2004 , que la indemnización y perjuicios deben resarcir la pérdida efectivamente experimentada, sin que pueda suponer un enriquecimiento para el que lo percibe.
Además, en el artículo 31 de las Condiciones Generales de Contratación, que fueron entregadas y aceptadas al asegurado al estampar su firma en las condiciones particulares, se establece que: "En caso de no ser reparadas o sustituidas las piezas dañadas el asegurador no asumirá indemnización alguna con respecto a esta garantía". No puede afirmar que no conocía estas condiciones generales, pues le fueron entregadas en el momento de su firma de las condiciones particulares, y si las condiciones generales no coinciden con las presentadas por la parte demandada debió presentar las pretendi
das condiciones generales que le fueron entregadas. Él aceptó con su firma las cláusulas limitativas de sus derechos, como consta en el contrato de condiciones particulares. Por todo ello, se desestima el recurso de apelación, confirmándose la sentencia recurrida.TERCERO: Al desestimarse el recurso de apelación, las costas procesales de esta segunda instancia se imponen a la parte apelante, según determina e

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.