CARGANDO...

AP Pontevedra, Sec. 1.ª, 504/2008, de 11 de septiembre

SP/SENT/424935

Recurso 266/2008. Ponente: FRANCISCO JAVIER MENENDEZ ESTEBANEZ.

El transportista tiene el deber de examinar la mercancía y en el caso de que no realice la oportuna reserva, deberá presumirse que aquéllas le fueron entregadas sin daño alguno 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Juzgado Mercantil núm. 1 de Pontevedra, con fecha 14 diciembre 2007 , se dictó sentencia cuyo fallo textualmente dice:
"Que estimo íntegramente la demanda formulada por FRIGORÍFICOS CAMPO TORRE SL contra TRANSPORTES MANUEL CID DÍAZ SL, a quien condeno a abonar a la actora la suma de 21571,20 euros con los intereses legales del 5% desde la fecha de interposición de la demanda (20-07-2007), con imposición de las costas procesales a la parte demandada."
SEGUNDO.- Notificada dicha resolución a las partes, por Transportes M Cid Díaz SL se interpuso recurso de apelación, que fue admitido en ambos efectos, por lo que se elevaron las actuaciones a esta Sala y se señaló el día diez de septiembre para la vista de este recurso.
TERCERO.- En la tramitación de esta instancia se han cumplido todas las prescripciones y términos legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La sentencia de instancia estima la demanda interpuesta por FRICAMPO contra la demandada a consecuencia de la avería en la mercancía (langostino congelado, 4.480 Kgs.) cuyo transporte habían concertado, al llegar dicha mercancía a su lugar de destino y entrega, en mal estado a causa de algún fallo en el sistema de frío del camión frigorífico empleado para su transporte.
La sentencia sustenta su fallo condenatorio en la presunción de entrega en perfecto estado de la mercancía al no constar nada en contrario en la carta de porte.
Por el contrario la apelante fundamenta su pretensión exculpatoria en primera instancia y en esta alzada, en la prueba pericial practicada, según la cual se pone en evidencia que, incluso en el peor de los casos, la temperatura de la carga no debió bajar de los -16º, de forma que, si en el momento de la entrega en Portugal se hace constar que la mercancía ha llegado a los 9,1º a 11,9º, no puede atribuirse a culpa alguna de la parte demandada sino que debe atribuirse a que la mercancía ya fue entregada al transportista en un grado de congelación defectuoso, en mal estado de frío, a una temperatura superior a la que figuraba en la carta de porte (-18º).
SEGUNDO.- En el presente caso es de aplicación el Convenio de 19 de mayo de 1956, al que España se adhirió por Instrumento de 12 de septiembre de 1973 y publicado en el B.O.E. el 7 de mayo de 1974, relativo al Contrato de Transporte
Internacional de Mercancías por Carretera (CMR) que somete a su regulación, con independencia del domicilio y nacionalidad de las partes contratantes, con las excepciones establecidas en el párrafo cuarto del art. 1 , los transportes de mercancías por carretera siempre que concurran los siguientes requisitos: que el contrato sea oneroso, que el transporte se efectúe por automóviles, vehículos articulados, remolques y semirremolques, y, finalmente

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.