CARGANDO...

AP Teruel, Sec. 1.ª, 141/2008, de 11 de septiembre

SP/SENT/425346

Recurso 127/2008. Ponente: MARIA TERESA RIVERA BLASCO.

En el momento de suscribir el seguro de vida, no existía indicación médica que hiciera dudar del buen estado de salud del asegurado 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO. El fallo de la sentencia apelada es del tenor siguiente: "Desestimo la demanda interpuesta por Alicia como representante de Celestina contra IBERCAJA, SALUD, imponiendo las costas a la demandante, y en su consecuencia, absuelvo a IberCaja, Salud de las pretensiones que se dirigían contra ella".
SEGUNDO. Notificada dicha resolución, contra la misma interpuso recurso de apelación el Procurador don Antonio Muñío Puértolas en la representación indicada, solicitando una sentencia que, revocando la apelada, acoja todas las pretensiones de la demanda.
TERCERO. El Procurador don Luis Barona Sanchís, en la representación indicada, se opuso al recurso de apelación formulado e interesó la confirmación de la resolución impugnada.
CUARTO. Remitidos los autos a esta Audiencia se ordenó la formación del rollo correspondiente y se designó Ponente quedando en su poder para, tras la deliberación del Tribunal que ha tenido lugar el día nueve del presente mes de septiembre, dictar la correspondiente sentencia.
QUINTO. En la tramitación de este recurso se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Reclama la demandante doña Alicia , como tutora de doña Celestina , contra IberCaja Vida, Compañía de Seguros y Reaseguros, S.A. la suma de 6.010,12 € a que asciende la indemnización contratada en la póliza de seguro de vida suscrita por el hijo de la Sra. Celestina , don Carlos Miguel , con la entidad demandada en fecha 3 de julio de 2003, demanda a la que se opone ésta sobre la base de la inexactitud de las contestaciones a las preguntas que le fueron realizadas al asegurado al suscribir el seguro mediando dolo, por lo que, entiende, el contrato de seguro es nulo con arreglo a los artículos 10 y 89 de la Ley de Contrato de Seguro . El Juzgado de instancia, acogiendo las tesis exculpatorias de la demandada desestima la demanda, alzándose frente a dicha resolución la parte actora interesando la revocación de la sentencia de instancia y el acogimiento íntegro de su pretensión.
SEGUNDO. El artículo 10 de la Ley de Contrato de Seguro impone al tomador del seguro el deber "de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo". El deber de declaración del tomador del seguro lo es, por tanto, en relación con el cuestionario que el asegurador le somete, imponiendo la ley una actitud diligencia al asegurador en orden al conocimiento pleno del riesgo, ya que el tomador del seguro llega incluso a quedar exonerado de ese deber "si el asegurador no le somete c
uestionario o cuando, aun sometiéndoselo, se trate de circunstancias que pueden influir en la valoración del riesgo y que no esté comprendidas en él" (párrafo 1º del art. 10 in fine). Hay una regulación específica para el seguro de vida, de la que se deriva una remisión a la regulación general, disponiendo el art. 89 que "en caso de reticencia o inexactitud en las declaraciones del tomador, que influyan en la estimación del riesgo, se estará a lo

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.