CARGANDO...

AP Alicante, Sec. 8.ª, 363/2008, de 21 de octubre

SP/SENT/439413

Recurso 279/2008. Ponente: FRANCISCO JOSE SORIANO GUZMAN.

Incumplimiento del deber de custodia de bien entregado para proceder con un servicio por no prestar la suficiente caución  
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- En los autos referidos, del Juzgado de Primera Instancia Núm. 3 de San Vicente del Raspeig, se dictó Sentencia, de fecha 15 de marzo del 2007 , cuyo fallo es del tenor literal siguiente: "Que desestimando la demanda interpuesta por el Procurador D. Juan Ivorra Martínez en nombre y representación de la mercantil Coherme SL frente a la mercantil Talleres Radiga SL: y Juan Ramón , representados por el Procurador D. Vicente Miralles Morera debo declarar y declaro no haber lugar a la misma , y en su consecuencia DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO a los demandados de las pretensiones contra ellos deducidas con toda clase de pronunciamientos favorables , y todo ello con expresa imposición de las costas del presente procedimiento a la parte actora."
SEGUNDO.- Contra dicha Sentencia se preparó recurso de apelación por la parte reseñada, y tras tenerlo por preparado, presentó el escrito de interposición del recurso, del que se dio traslado a las demás partes. Seguidamente, tras emplazarlas, se elevaron los autos a este Tribunal, donde fue formado el Rollo, en el que se señaló para la deliberación, votación y fallo el día 14 / 10 / 08, en que tuvo lugar.
TERCERO.- En la tramitación del presente proceso, en esta alzada, se han observado las normas y formalidades legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.-
La sentencia apelada desestima la demanda en la que se pretendía una indemnización por los daños y perjuicios sufridos como consecuencia del robo de un automóvil depositado en un taller para ser reparado con el argumento, dicho sea en síntesis, de que los demandados no han incumplido con su obligación de custodia del vehículo, al haber quedado acreditado que fue robado, con utilización de fuerza, cuando se encontraba estacionado, debidamente cerrado, sin las llaves puestas, en el mencionado taller, razón por la que tampoco existe conducta negligente o descuidada que pudiera fundar la aplicación del art. 1902 del Código Civil .
Contra esta decisión, que no es compartida por este Tribunal, se alza el otrora demandante solicitando su revocación y el dictado de una sentencia favorable a sus pretensiones resarcitorias.
Para la resolución del caso es preciso partir de los hechos no discutidos por las partes que se estiman de suma relevancia, cuales son que el automóvil fue robado, entre las seis y las siete de la tarde, cuando se encontraba estacionado, cerrado y pendiente de ser reparado, dentro del taller explotado por la sociedad demandada. El robo se produjo mediante la rotura del bombín de la cerradura de la puerta del conductor y del bombín de arranque, así como mediante la rotura del bloqueo de la dirección del coche.
El contrato que vinculaba a las partes ha de considerar
se que es un contrato de obra en virtud del cual el taller se comprometía a un determinado resultado (la reparación del vehículo), para lo cual era necesaria su entrega en el taller. Así, se originó, al tiempo, un contrato de depósito, que llevaba aparejadas las obligaciones de custodia y restitución de lo entregado. Rige en este contrato la inversión de la carga de la prueba con relación a la pérdida de la cosa, debiendo probar el depositario la

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.