CARGANDO...

AP Madrid, Sec. 19.ª, 164/2010, de 25 de mayo

SP/AUTRJ/518706

Recurso 205/2010. Ponente: MIGUEL ANGEL LOMBARDIA DEL POZO.

El laudo firme es título que lleva aparejada ejecución no procediendo analizar de oficio la nulidad del convenio arbitral y denegar el despacho de ejecución 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Juzgado de 1ª Instancia nº 70 de Madrid, se dictó auto de fecha 1 de diciembre de 2009 cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "ACUERDO: NO ADMITIR A TRÁMITE la demanda de ejecución de laudo arbitral formulada por la Procuradora Dª María Concepción Guasp Ferrer en representación de D. Jesús Carlos frente a Dª Begoña , y el consecuente archivo de las presentes actuaciones".
SEGUNDO.- Notificado que fue el anterior auto, contra el mismo se interpuso recurso de apelación por D. Jesús Carlos , que fue admitido a trámite, remitiéndose las actuaciones a este Tribunal.
TERCERO.- Una vez recibidos los autos en esta Sala, se procedió a la formación del correspondiente rollo de Sala, designación de Magistrado Ponente y señalamiento de día para la deliberación y votación, la cual tuvo lugar el dieciocho de los corrientes.
CUARTO.- En la tramitación de esta alzada se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
ÚNICO.- El laudo firme es título que lleva aparejada ejecución ex artículos 517 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y 52 de la Ley de Arbitraje, estando equiparado a la sentencia o auto judicial ejecutable, y siendo Juez competente para tal ejecución el del Juzgado de Primera Instancia del lugar en el que se haya dictado, que deberá examinar de oficio su propia competencia territorial a la vista del título ejecutivo y demás documentos que acompañan a la demanda, debiendo despachar ejecución siempre que concurran los presupuestos y requisitos procesales, el título ejecutivo no adolezca de ninguna irregularidad formal y los actos de ejecución que se soliciten sean conformes con la naturaleza y contenido del mismo título. Lo que no procede, es como hace el auto recurrido, analizar de oficio la validez o nulidad del convenio arbitral y denegar el despacho de ejecución razonando que el convenio es nulo, pues dichas cuestiones solo podrán hacerse valer en su caso y si procede por quien se queda asistido del derecho en el propio procedimiento de arbitraje, en el recurso de anulación del laudo, o de ser factible la oposición a la ejecución, ya que de otro modo se infringen los principios dispositivo y de aportación de parte y los preceptos establecidos en la ley que regulan el despacho de ejecución. Todo ello comporta por tanto la revocación del auto dictado y la admisión de la ejecución instada. VISTOS los preceptos de pertinente aplicación

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados