CARGANDO...

Artículo Monográfico. Julio 2004

SP/DOCT/2095

¿Acaso no soy también mediador familiar?

Alejandro Sánchez Prieto Abogado de Familia. Mediador Familiar

"Llevo más de veinte años ejerciendo la profesión de abogado/a, con atención preferente a asuntos de familia". "Un buen abogado debe evitar pleitos a su cliente, porque no es mejor abogado el que lleva o gana más pleitos, sino quien más pleitos evita a sus clientes". "Soy un abogado conciliador, mis clientes siempre llegan a un acuerdo". "Hay compañeros con los que es imposible llegar a un acuerdo y siempre acabamos en pleito". "El que no llega a un acuerdo es porque no quiere". "Los niños necesitan tanto a su madre como a su padre, pero, reconozcámoslo, una madre, siempre es una madre".
Estas expresiones, y otras muchas similares, se oyen a diario entre los profesionales del derecho cuando reflexionan sobre las tareas que implica el ejercicio de su profesión y sobre la mediación familiar y se preguntan ¿acaso no soy también mediador familiar? ¿Qué me van a enseñar que no lleve años haciendo?
Una observación a simple vista quizá no permita captar la gran diferencia que existe entre la forma de actuar de un abogado y de un mediador familiar. Antes de entrar a analizarlas, debemos aclarar los términos mediador y mediación familiar.
1. La figura del mediador
El mediador/a es un profesional, que puede tener distinta formación de origen, pero que ha recibido una preparación especializada sobre materias que no ha cursado en sus estudios iniciales. A título de ejemplo: ¿Qué ha estudiado un abogado de familia sobre la teoría del conflicto, sus tipos, técnicas de comunicación, la importancia de la escucha activa, modelos y técnicas de negociación, repercusiones emocionales y psicológicas de la ruptura de pareja en los adultos, en los hijos adolescentes o en los niños? O, si nos situamos desde otra perspectiva, ¿Qué ha estudiado un psicólogo sobre la regulación legal del matrimonio, los procesos judiciales, los regímenes económicos matrimoniales, los alimentos, la patria potestad, la guarda y custodia, el régimen de visitas, o las repercusiones fiscales de liquidación de la sociedad ganancial? Probablemente, y salvo excepciones, pocos abogados y psicólogos han abordado con suficiente profundidad esos "otros" temas que sólo hasta cierto punto exceden de la formación recibida para el ejercicio de su profesión.
Si partimos de la idea aceptada por todos de que un conflicto familiar, como es la crisis o la ruptura de la pareja con hijos, es un conflicto especial, tendremos que admitir también que sea tratado de forma diferente
Ni cualquier psicólogo, ni cualquier abogado, son adecuados para intervenir en estos conflictos, ¿Valdría un psicólogo de empresa? ¿Valdría un abogado de empresa? La res
puesta en principio sería negativa, excepto en el caso de que esos profesionales tuvieran una formación especializada en pareja/derecho de familia. Los abogados de familia, que creemos en lo específico de nuestra materia y pedimos juzgados especializados, constantemente insistimos en que no se puede tratar un asunto de derecho de familia como un proceso civil tipo y menos como si se tratase de un proceso mercantil o administrativo. Se aprecia una

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave 

¿Quieres ver este documento y muchos más totalmente gratis?

Disfrútala durante 3 días

Durante 3 días

No incluye Formularios

Rellena el siguiente formulario para darte de alta en el TOP Jurídico Mediación y Arbitraje y te enviaremos tu clave demo para que empieces a utilizarla inmediatamente:

Al pulsar el siguiente botón aceptas el tratamiento de tus datos personales

Información básica sobre Privacidad y Protección de Datos

Responsable: Editorial Jurídica sepín, S. L.

Finalidades principales: Para la contratación de servicios y productos de sepín.

Envío de información sobre productos y servicios a través de cualquiera de los medios de contacto facilitados

Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o previo consentimiento.

Derechos: Si deseas conocer la información sobre tus datos, corregir errores, suprimir datos, limitar su tratamiento o pedir que se trasladen a otra entidad, puedes ejercer los derechos que te reconoce el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) dirigiéndote a Editorial Jurídica sepín, a la dirección postal c/ Mahón, 8 – 28290 Las Rozas (Madrid) o a la dirección de correo electrónico delegadodeprotecciondedatos@sepin.es para acceder, rectificar, suprimir, oponerte, limitar, portar tus datos personales y a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de tus datos, acompañando un documento identificativo junto con la solicitud. Igualmente, podrás ejercitar tus derechos a través de los formularios on·line que ponemos a tu disposición en nuestra web. Tienes derecho a presentar reclamación ante la autoridad de control.

Información Adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.sepin.es/informacion-legal/politica-privacidad.asp

Productos Recomendados