CARGANDO...

AP Murcia, Sec. 3.ª, 252/2003, de 28 de octubre

SP/SENT/52467

Recurso 328/2003. Ponente: María Pilar Alonso Saura.

Pago costas arrendatario que enerva acción de desahucio 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- El Juzgado de instancia citado, con fecha diez de marzo de 2003, dictó en los autos principales de los que dimana el presente rollo la sentencia cuya parte dispositiva dice así: "Fallo: Que debo declarar y declaro enervado el deshaucio promovido por D. Ignacio contra D. Jose Ángel .
Se imponen las costas de forma expresa a la parte demandada."
SEGUNDO.- Contra la anterior sentencia interpuso recurso de apelación la parte demandada, y siendo tramitado fueron remitidos los autos originales a esta Audiencia, quedando emplazadas las partes, formándose el oportuno Rollo por la Sección Tercera con el nº 328/03, y personándose como apelante el Procurador D. Alfonso Arjona Ramirez en nombre y representación de Jose Ángel , y como apelado el Procurador D. Manuel Sevilla Flores en nombre y representación de Ignacio , turnándose ponencia a la Iltma.. Sra. Magistrado Dña. MARÍA PILAR ALONSO SAURA, y señalándose para votación y fallo el día de la fecha.
TERCERO.- En la sustanciación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Se reduce el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra la sentencia dictada en primera instancia a su pronunciamiento sobre pago de las costas, interesándose que se declare la nulidad de dicha sentencia en cuanto al mismo se refiere y en todo caso su revocación, acordando no haber lugar a la imposición de las costas de la primera instancia al demandada, argumentando, en síntesis, que ha podido incurrir en incongruencia extra petitum, al no solicitarse en el Suplico de la demanda la imposición de costas, añadiendo que la propia demanda en su Fundamento de Derecho VII hace depender la imposición de costas al arrendatario de la efectividad del desahucio, que no se ha producido, al declararse enervada la acción, por lo que aún atendiendo al expresado Fundamento la sentencia es incongruente, e invocando igualmente que no cabe imponer las costas al amparo del artículo 394 de la L.E.Civil, que la sentencia no hace referencia a la existencia de dudas de hecho o de derecho, para aplicar la doctrina de esta Sección contenida en la sentencia de 31 de octubre de 2001, ni alude a la analogía con el allanamiento, ni se basa en la temeridad o mala fe del arrendatario y que el retraso en el pago de la renta ha venido motivado en parte, por la suspensión del contrato de arrendamiento debido a la inhabitabilidad de la vivienda por un incendio producido en otra vivienda del mismo edificio, habiendo sido planteada la demanda durante la suspensión del contrato, lo que implica la incongruencia in
terna de ésta. Señala finalmente la vulneración del principio de justicia rogada con infracción del artículo 216 de la L.E. Civil, la cual así como la del artículo 218 de la misma Ley, le ha producido indefensión. Los expresados motivos y alegaciones en que se sustentan no pueden ser acogidos, pues conforme se expresa en la sentencia de esta misma Sección de 11 de julio último el pronunciamiento sobre pago de costa

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados