CARGANDO...

AP Barcelona, Sec. 4.ª, 171/2004, de 19 de marzo

SP/SENT/56458

Recurso 305/2003. Ponente: MERCEDES HERNANDEZ RUIZ OLALDE.

Ausencia arrendataria por enfermedad no temporal y ocupación permanente por tercero sin título alguno 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- La parte dispositiva de la Sentencia apelada es del tenor literal siguiente: "FALLO: ESTIMANDO la demanda interpuesta por KENTON PROYECTOS INMOBILIARIOS, S.A. contra Dª Clara ; Dª Valentina y Dª Marina debo declarar y declaro resuelto el contrato de arrendamiento de la vivienda sita en la c/ RAMBLA000 nº NUM000 , piso NUM001 - NUM002 de Barcelona condenando a las demandadas a pasar por esta declaración y al desalojo dentro del plazo legal de la vivienda indicada, con apercibimiento de efectuarse por este Juzgado sino la dejan libra, vacua y expedita y a disposición de la propiedad, con expresa imposición de costas."
SEGUNDO.- Contra la anterior Sentencia interpuso recurso de apelación la parte demandada mediante su escrito motivado, dándose traslado a la contraria que se opuso al mismo; elevándose las actuaciones a esta Audiencia Provincial.
TERCERO.- Se señaló para votación y fallo el día 2 de Marzo de 2.004.
CUARTO.- En el presente procedimiento se han observado y cumplido las prescripciones legales.
VISTO, siendo Ponente la Ilma. Sra. Magistrada Dª. MERCEDES HERNÁNDEZ RUIZ OLALDE.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
Se aceptan sustancialmente los Fundamentos de Derecho de la sentencia apelada y
PRIMERO.- Como se expresa en la resolución combatida, es doctrina reiterada por todos los órganos judiciales como el arrendatario no cuenta con facultades dispositivas sobre la cosa ajena por lo que la propia legislación especial arrendaticia arbitra como causa resolutoria del contrato la cesión, subarriendo o traspaso inconsentido, siendo indiferente su calificación, pues lo determinante es la modificación subjetiva en la persona del arrendatario en forma de introducción efectiva de un tercero en el local arrendado, prescindiendo de las exigencias formales establecidas en la LAU, y sin consentimiento del arrendador, siendo asimismo indiferente que dicha introducción sea excluyente o compartida, total o parcial, gratuita u onerosa y como quiera que la mera introducción genera una presunción de la existencia de la causa resolutoria será el arrendatario quien tenga que acreditar y justificar su legalidad fundándose en título legal o contractual que lo autorice y que debe estar plenamente justificado por quien lo invoque, no pudiendo olvidar tampoco como el propio T. Supremo, entre otras en SS de 7 de Julio de 1989 recuerda que dado que el consentimiento a que se produzca la mutación personal del vínculo arrendaticio no se presume, debe constar con toda claridad, en cuanto presupone la existencia de una obligación que viene a ser sustituida por otra si quiera tal consentimiento puede ser verbal o es
crito, expreso o tácito, teniendo eficacia el prestado de cualquiera de estas formas, al no establecer la Ley limitación alguna (SS 7 de Mayo de 1985) con tal de que se evidencie de forma fehaciente, y existirá declaración de voluntad tácita cuando el sujeto, aun sin exteriorizar de modo directo su querer mediante la palabra escrita u oral, adopta una determinada conducta que, al presuponer el consentimiento por una deducción razonable ha de ser

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados