CARGANDO...

AP Vizcaya, Sec. 5.ª, 326/2004, de 28 de junio

SP/SENT/62910

Recurso 145/2003. Ponente: MARIA ELISABETH HUERTA SANCHEZ.

Imposibilidad declarar subsistente contrato extinguido unilateralmente por arrendatario y aceptado por arrendador 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
Se dan por reproducidos los antecedentes de la sentencia apelada.
PRIMERO.- Por el juzgador de primera instancia se dictó con fecha 10 de Abril de 2002 sentencia, cuya parte dispositiva dice literalmente: "FALLO: Que con desestimación de la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Velasco en nombre y representación de Dª. María Milagros , debo absolver y absuelvo a D. Cesar y Dª. Trinidad de las pretensiones de la actora, con condena de esta al abono de costas procesales devengadas en la instancia."
SEGUNDO.- Contra dicha sentencia se interpuso recurso de apelación por la representación de Dña. María Milagros y admitido dicho recurso en ambos efectos se elevaron los autos a esta Audiencia, y se turnaron a esta Sección Quinta, donde se formó el correspondiente rollo y se siguió el recurso por sus trámites, señalándose para votación y fallo del recurso el día 8 de Junio de 2004.
TERCERO.- En la tramitación de estos autos en ambas instancias, se han observado las formalidades y términos legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La representación de Dña. María Milagros , se alza contra la resolución dictada en primera instancia y solicita su revocación en el sentido de que se estimen todos los pedimentos de la demanda, argumentando en apoyo de su petición que la sentencia recurrida ha incurrido en error en la apreciación de las pruebas practicadas, estimando en definitiva que ni el paso del tiempo, ni que se diera de baja la actora en los suministros ni la venta de algunos electrodomésticos y de un cuadro son indicativos de que la actora fuera a abandonar la vivienda arrendada, y cuando el Sr. Cesar , como siempre, fué a cobrar la renta, la actora, conocedora de los movimientos entre arrendadores y arrendatarios le solicitó un dinero, pero no hubo acuerdo y punto, nada más, no indicando la demandante que fuera a entregar la vivienda y menos a los tres días por manos de terceros no siendo el Sr. Cesar un inocente receptor de las llaves, sino que conocía lo que iba a rechazar, siendo consciente de su incorrecto proceder y no arriesgó dinero alguno, sólo mantuvo la posición de fuerza que perjudica a la actora y esperó a actuar cuando lo consideró su letrada, habiendo remitido la actora dos giros por importe de dos rentas para demostrar su intención de seguir en el arrendamiento, rechazados por el arrendador, cuando conocía perfectamente lo realmente ocurrido, constando en las actuaciones sus intenciones de traslado provisional por su enfermedad, mientras que el arrendador había requerido a otros inquilinos por necesidad, q
uedándose la actora, mayor y enferma, sin casa y sin nada en el mundo cuando se va a recuperar a una residencia, careciendo de sentido el que tras no haberse llegado a ningún acuerdo en la reunión habida entre las partes el día 6 de abril de 1999, en la que la actora pidió dinero al demandado por irse, tres días después entregue las llaves gratis y por medio de un tercero.SEGUNDO.- El recurso de apelación no puede

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados