CARGANDO...

AP Badajoz, Sec. 2.ª, 33/2005, de 11 de febrero

SP/SENT/116580

Recurso 775/2004. Ponente: CARLOS JESUS CARAPETO Y MARQUEZ DE PRADO.

La exploración del paciente fue negligente pues el diagnóstico fue correcto pero no se tomaron las medidas sanitarias oportunas 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Se aceptan los antecedentes de hecho de la sentencia apelada.
SEGUNDO .- El actor intereso que teniendo por presentado escrito con sus copias y documentos se admitiera demanda de juicio declarativo ordinario en reclamación de daños y perjuicios contra el Centro Médico Quirurgico Via de la Plata y contra D. Cesar ,se dictara Sentencia concediendoles todos los pedimentos comprendidos en la demanda mencionada.
TERCERO.- En primera instancia se dicto sentencia, cuyo fallo es del tenor literal siguiente:
DESESTIMAR la demanda interpuesta por el Procurador Sr. Echevarria Rodriguez en nombre y representación de D. Héctor contra D. Cesar y Centro Médido Quirurgico Via de la Plata y Absolver a los referidos demandados de los pedimentos efectuados en su contra. Todo ello con imposición de las costas procesales al actor.
CUARTO.- Ante aquella resolución sea alza el apelante interesando la revocación la sentencia recurrida. Alegan en favor de tal pretensión y como motivos de recurso que en la sentencia dictada en la instancia se ha incurrido en error en la apreciación de las pruebas y la aplicación del derecho.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.-La sentencia impugnada .
La recurrente interesa la revocación de la sentencia impugnada y que se dicte otra por la que se proceda a la de la demanda formulada.
SEGUNDO.- Aún aceptando como acertadas las premisas en que se sustenta la sentencia recurrida, la Sala comparte con el recurrente la idea de que aquella debe ser revocada. Hay datos que se contienen en la propia sentencia, o que se acreditan documentalmente por la actora o que resultan también del informe pericial practicado, que ponen de manifiesto la insuficiencia o ineficacia de la exploración a que fue sometido inicialmente lesionado, en la que no se detectó la presencia de cuerpo extraño en el ojo a pesar que la naturaleza de la lesión que presentaba y del relato de hechos de como se produjo la lesión ocular padecida hacian presagiar la posibilidad, depues evidenciada, de que en el ojo se habia alojado un cuerpo extraño. Ademas, con independencia de las medidas de tratamiento adoptadas por el médico que en urgencias atendió al lesionado fuesen las adecuadas, no pueda decirse otro tanto respecto de el seguimiento de la afección.
Dice la sentencia, que el extremo de la culpa o negligencia del Dr. Cesar no ha quedado en nada acreditado puesto que a las actuaciones no se ha traído por la actora -como le es exigible- perito o informe pericial que acredite o trate de acreditar la relación causa efecto entre la primera actuación de urgencias y el res
ultado lesivo posterior. Pero no obstante ello si hay datos objetivos que advierten de la conducta, cuanto menos poco diligente, del facultativo que atendió al lesionado.Puede ser cierto, como dice la sentencia siguiendo el razonamiento del perito interviniente, que en el caso de introducción de cuerpos extraños en el ojo no siempre es recomendable su extracción siendo incluso a veces más perjudicial para el pacien

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados