CARGANDO...

AP Badajoz, Sec. 2.ª, 434/2005, de 29 de noviembre

SP/SENT/116596

Recurso 730/2005. Ponente: FERNANDO PAUMARD COLLADO.

Tras la corrección de la otoplastia padecida, la apelante sufrió infección y dolor a la palpación de la oreja 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
Inaplicable la doctrina del daño desproporcionado al no dejar la operación una situación peor a la existente y haber sido correctamente informada la paciente 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Se aceptan los antecedentes de hecho de la sentencia apelada.
SEGUNDO.- Seguido el juicio por sus trámites legales ante el JDO. DE 1A INSTANCIA N. 3 de BADAJOZ, por el mismo se dictó sentencia con fecha 2-6-05, cuya parte dispositiva dice:
"Que desestimando íntegramente la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Torres Mata, en nombre y representación de Dña. Daniela, contra D. Ricardo, DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO al demandado de los pedimentos efectuados en su contra en los presente autos.
Todo ello con imposición a la parte actora de las costas procesales causadas."
TERCERO.- Notificada dicha resolución a las partes, por Daniela se interpuso recurso de apelación, alegando cuanto estimó pertinente, que fue admitido en ambos efectos, dándose traslado a la parte contraria para su oposición o impugnación y verificado se remitieron los autos a este Tribunal con emplazamiento de las partes, donde se formó el rollo de Sala que fue seguido por sus trámites, habiéndose personado todas las partes.
CUARTO.- En la tramitación de este procedimiento se han observado las prescripciones legales.
Vistos, siendo Ponente el Ilmo. Sr. D. FERNANDO PAUMARD COLLADO.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- En la responsabilidad médica, ha de distinguirse los supuestos en que se atiende a una persona para la curación de una enfermedad o un cuadro patológico, en cuyo caso, la relación entre el médico y el paciente es de arrendamiento de servicios -en razón a que tanto la naturaleza mortal del hombre, como los conocimientos de la ciencia médica resultan a todos luces insuficientes para la curación de determinadas enfermedades, atendiendo, además, a la distinta reacción de los pacientes ante los tratamientos de que dispone la medicina actual, por lo que el facultativo no puede venir obligado más que a poner todos los medios a su alcance para la curación del enfermo, obligación de medios que comprende la utilización de cuantos medios conozca la ciencia médica, en relación a las circunstancias del enfermo concreto, así como la información al paciente o a su familia del diagnóstico, pronóstico, tratamiento y riesgos, muy especialmente, en el supuesto de operaciones quirúrgicas, necesidad, en su caso, de continuidad del tratamiento hasta el alta y los riesgos de su abandono; en estos casos, la responsabilidad médica, considerada como obligación derivada de acto ilícito, requiere: a) una acción u omisión ilícita; b) la realidad y constatación de un daño causado; c) la culpabilidad; y d) un nexo causal entre el primero y el segundo requisito-, y aquellos otros supuestos en que el paciente acude al médico para obtención de un resultado, la llamada medicina voluntaria satisfactiva (frente a la medicina curati
va), pues mientras en la curativa, el médico, en tanto deudor de obligación de actividad ejecuta la prestación consistente en tal actitud y cumple con su ejecución adecuada y correcta (lex artis), en la medicina satisfactiva, el médico se obliga a un resultado, ejecutando la prestación bajo su propio riesgo, de forma que tan sólo hay cumplimiento si se produce el resultado, de modo y manera que, además de ser exigible la utilización de los medios

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados