CARGANDO...

AP Madrid, Sec. 19.ª, 180/2006, de 28 de marzo

SP/SENT/116696

Recurso 85/2006. Ponente: MIGUEL ANGEL LOMBARDIA DEL POZO.

La relación entre el paciente y el médico es de arrendamiento de servicios, en cuestiones sanitarios no es posible garantizar un resultado 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Juzgado de 1ª Instancia nº 3 de Madrid se dictó sentencia de fecha 13-07-2005 cuyo FALLO es del tenor literal siguiente: "Que desestimando la demanda formulada por el Procurador de los Tribunales Sra. Muñoz González en representación de Dª Nieves debo absolver y absuelvo a D. Carlos José de las pretensiones de la actora con imposición a ésta última de las costas causadas".
SEGUNDO.- Notificada que fue la anterior resolución, contra la misma se interpuso recurso de apelación por Dª Nieves, que fue admitido a trámite en ambos efectos, con traslado a la adversa que formuló oposición al mismo, remitiéndose las actuaciones a este Tribunal.
TERCERO.- Una vez recibidos los autos en esta Sala, se procedió a la formación del correspondiente rollo de Sala, designación de Magistrado Ponente y señalamiento de día para la deliberación y votación, la cual tuvo lugar el veintiuno de los corrientes.
CUARTO.- En la tramitación de esta alzada se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La parte apelante aduce como fundamento de su recurso el error en la valoración de la prueba por la sentencia dictada en la instancia, considerando que de las pruebas tanto aportadas como practicadas en el juicio se desprende la concurrencia de los requisitos o elementos que configuran la responsabilidad exigida al demandado; una acción u omisión negligente, un resultado dañoso y una relación de causalidad entre tales elementos.
SEGUNDO.- Dichas alegaciones deben ser desestimadas en función de los mismos razonamientos que recoge la resolución combatida, poniendo de relieve que el recurrente sostiene la existencia de un daño, lo cual queda efectivamente acreditado en autos de las pruebas y dictámenes médicos realizados, y una cierta relación de causalidad entre la actividad del demandado al intervenir a la demandante como paciente y el referido daño; pero sin embargo no tiene en cuenta que lo que no se acredita en modo alguno es la actuación negligente del demandado en función de la cual podría exigirse la responsabilidad derivada del principio culpabilístico que rige en nuestro derecho. En tal punto los dictámenes médicos obrantes en autos, en particular el emitido por el profesor Luis María, ratificado en presencia judicial (folios 22 y 23), destaca que efectivamente la examinada padece anestesia del borde inferior de la lengua, y producida durante la extracción del molar inferior a la que fue sometida, siendo una complicación imprevisible e inevitable, y deducién
dose del contenido de la ratificación la corrección en la actuación del demandado. Es preciso tener en cuenta como recoge reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo (entre otras sentencias de 13-07-1987; 3-12-1991; 24-10-2005; 15-07-2005; y 17-11-2005), que la naturaleza jurídica de la relación entre el médico y su paciente cabe ser enmarcada dentro de la órbita del arrendamiento de servicios, es decir, aquel supuesto en

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados