CARGANDO...

TS, Sala Segunda, de lo Penal, 1465/2005, de 22 de noviembre

SP/SENT/78302

Recurso 163/2005. Ponente: JUAN SAAVEDRA RUIZ.

Acusados que traen a España a dos mujeres rumanas engañadas y las obligan a ejercer la prostitución: aplicables art. 188.1º y 318 bis 2º CP 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- El Juzgado de Instrucción nº 5 de los de Coslada, instruyó Sumario nº 1/04 contra Magdalena y Santiago, por delitos de inmigración ilegal y prostitución y, una vez concluso, lo remitió a la Audiencia Provincial de Madrid, Sección Tercera, que con fecha quince de diciembre de dos mil cuatro, dictó sentencia que contiene los siguientes Hechos Probados:
"HECHOS PROBADOS: El día 26 de octubre de 2003 Marí Luz y Estefanía llegaron a España procedentes de Rumania, a bordo de una furgoneta que conducía el procesado Santiago, mayor de edad y sin antecedentes penales, con quien habían concertado el viaje por un precio de 500 euros, comprometiéndose igualmente el proceso a buscar a aquéllas un trabajo como empleadas de hogar por ser éste el motivo que les llevaba a venir a España.- Llegados a nuestro país, Estefanía y Marí Luz se alojaron en el inmueble sito en la C/ PARQUE000 nº NUM000, NUM001 de Coslada, domicilio del citado Santiago y de su familia, entre la que se incluía el también procesado Magdalena, mayor de edad y sin antecedentes penales.- Transcurrida una semana, el procesado Santiago manifestó a ambas mujeres que no les había encontrado trabajo y que además, debían pagarle 2.500 euros por haberlas traído a España, por lo cual, para que pudieran saldar su deuda, iba a venderlas a otro hombre, quien se encargaría de que obtuvieran ese dinero mediante el ejercicio de la prostitución.- De esta forma, Estefanía y Marí Luz fueron trasladadas por el procesado Magdalena
a un inmueble sito en la C/ DIRECCION000 nº NUM002 de Coslada, domicilio de Lidia -contra la que se dirige otro procedimiento- quien se hallaba unida con Constantín por una relación sentimental y a partir de ese momento, ambas mujeres fueron obligadas a ejercer la prostitución en la Casa de Campo, donde eran trasladadas en taxi por la citada Lidia, quien las sometía a continua vigilancia por si o a través de terceros, manteniéndolas en la prostit

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados